Hishi Iguazu se lució esta madrugada en Nakayama alcanzando la mejor victoria de su campaña en el Nikkan Sports Sho Nakayama Kimpai

FUNABASHI, Japón (Especial para Turf Diario).- Tras una temporada estupenda en materia de resultados para los hijos y nietos de yeguas argentinas aquí, el 2021 empezó de la mejor forma. Este martes, en el Nakayama Racecourse, la saga encontró un nuevo capítulo gracias a la victoria de Hishi Iguazu en el The Nikkan Sports Sho Nakayama Kimpai, prueba de G3 y que se corrió sobre 2000 metros en el césped normal entre caballos de cuatro años en adelante.

Ocurre que el zaino propiedad de Masahide Abe es un hijo del consagrado Heart’s Cry y de la recordada velocista La Liz (Bernstein), que con los colores de La Quebrada se luciera en las rectas de San Isidro y Palermo. Conducido por Kohei Matsumaya y bajo la preparación de Noriyuki Hori, y a sus 5 años, llegó a la mejor conquista de su breve pero efectiva campaña.

Fue de pescuezo el margen por el que superó a Kokorono Todai (Eishin Flash), dejando tercero a 1 3/4 cuerpo a Win Exceed (Manhattan Cafe), defendiendo su favoritismo al cabo de 2m9/10 en pista de buena a firme, pero bajo la lluvia.

Hishi Iguazu venía de dos triunfos condicionales consecutivos, tras llegar segundo en sus primeras dos salidas del año último, al cabo de una campaña que sufrió varias largas ausencias y que siempre prometió un logro como el que ahora por fin alcanzó.

El héroe del día en Nakayama es la quinta cría en Japón para La Liz, que venció en 9 de sus 13 salidas, incluyendo los clásicos Condesa (G3), Ocurrencia (G3), General Francisco B. Bosch (L) y Enero, además del Handicap Zanoni. También fue segunda de Qué Vida Buena (Bernstein) en el Gran Premio Estrellas Sprint (G1) de 2010.

Anteriormente, la destacada yegua de La Quebrada había producido otros buenos ganadores como Mikki Seagull (Neo Universe), Sumire (Daiwa Major), Atropos (Neo Universe), así como también al aún perdedor Satono Presto (King Kamehameha).