El tordillo fue la otra gran figura del sábado en Monterrico, quedándose con el Clásico Miguel A. Checa Eguiguren (G3); Iluminato ganó el Callao

Por Néstor Obregón Rossi

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- El Faenón (USA, English Channel) de este sábado en el Clásico Miguel A. Checa Eguiguren (G3-1900 m, césped) ya se hacía extrañar. Ese tordillo aguerrido, valiente, luchador, que se hizo del título de Campeón Adulto del Césped 2020, volvió por sus fueros y ganó una carrera que la construyó de la mano con la experiencia de Carlos Trujillo, quien a su segunda subida al sillín, pudo sacarlo airoso.

De antemano, se sabía que la carrera no sería sencilla para el crédito del Myrna. Gran Caroso (Arg-Mastercraftsman), el Potrillo Campeón del Césped del año pasado, iba por su rehabilitación y contaba con todo el respaldo de la cátedra. Pero una tos presentada en la víspera lo sacó de escena y puso al atractivo clásico del césped a merced de cualquiera de las otras estrellas que quedaron en competencia.

Sin embargo, aun quedando fuera Gran Caroso, Faenón debía correr contra un rival mucho más complicado: La distancia. Los 1900 metros de la carrera podrían resultar un recorrido difícil para el hijo de English Channel, que definitivamente es otro cuando las carreras se hacen por encima de los 2000 metros. En los dos kilómetros (o menos), el tordillo no responde igual. Mejor dicho, respondía.

Jorge Salas se la jugó esta vez al todo por el todo con el tordillo y los trabajos demostraban que le estaba sacando velocidad. Lo había dejado aligerado y ahí ya se estaba gestando el primer gran paso para este resultado. “Coco me dijo que no peleara con el caballo. Faenón tiene su genio y a veces controlarlo se hace difícil. Me indicó que lo dejara correr donde él quisiera. Estaba veloz y me pude ubicar segundo, a completa voluntad. Ya en la recta, cuando dominamos, y hacia la meta, simplemente el caballo sacó la clase y demostró de lo que está hecho”, detalló Trujillo, luego del triunfo.

Fue así. Faenón se ubicó detrás del puntero Kid Alexander (Singe The Turf), que marcó el paso de la competencia, apurado porque partió mal. Hizo la carrera con un ritmo rápido. El del Myrna quedó en su seguimiento porque José Reyes, jinete de Irish Power (Power World) -el otro llamado a correr fuerte de partida-, tampoco se animó a correr encima. 

De esta forma, la carrera se fue haciendo a lo que Faenón esperaba. Y cuando todos creían que el del Myrna no iba a responder en 1900 metros, terminaron estrellándose ante un tordillo entero y peleador, que dominó al puntero a la altura del tanque y luego resistió a Radagast I (Arg-Endorsement), que se le pegó en la curva final. De ahí hacia la meta fue un león. El montado por Trujillo entró a tierra derecha y le construyó un muro impenetrable al conducido por Renzo Rojas que, valiente, le presentó batalla lo más que pudo.

Master Kalath (Arg-Mastercraftsman), que aceleró en la curva con facilidad, avanzó en la recta, pero sin una potencia que le permitiera comprometer al ganador. De hecho, pareció que su atropellada se dio en dos tiempos. Con todo, le alcanzó para ser la escolta, superando en la meta a Radagast, que simplemente cedió el placé de cansado. El que mereció mejor suerte fue Mazarín (Buenos Días), corrido muy atrás por Mariano Arenas y que entró tarde a la definición, pero se ‘comía’ la cancha en el final.

¿Qué hubiera pasado si Gran Caroso corría? Las apuestas corren, pero lo cierto es que el campeón argentino puede ya ver en el futuro cercano al campeón estadounidense como un rival mucho más serio de lo que se creía.

Iluminato mandó desde el vamos y fue incontrolable en el Callao

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- La mejor versión de Iluminato (Awesome Again) se vio este sábado. Luego de tres derrotas consecutivas, dos de ellas en calidad de favorito, el castaño del Haras El Embrujo fue más en el Clásico Provincia Constitucional del Callao (1000 m), la primera de las tres pruebas centrales de la semana en Monterrico.

Fue el caballo ligero, que tuvo fuerza para aguantar la presión de la rápida Illika (Eye On Jcaob) y que guardó restos para desprenderse a tiempo, controlando el avance del campeón velocista del 2020, Keaton (Meal Penalty), que reaparecía luego de cuatro meses.

“Me gustaba mucho el compromiso”, revela Víctor Espinoza, el nuevo preparador de iluminato, y quien ya viene dibujando su mejor año en nuestro medio, con 4 victorias clásicas. “Cuando lo recibí hace unas semanas, me comentaron que había corrido en su anterior con la hemoglobina altísima. Lo tratamos de ese problema y sus aprontes me indicaron de que ya estaba 10 puntos”, sostuvo ‘El jeque’.

“Nos toca seguir trabajando con él. Esta vez sacamos ventaja de que Keaton reaparecía y encima en la partida estuvo lento, pero hay que reconocer que es un gran caballo. Lo que nos queda es consolidar a Iluminato y a eso vamos”, complementó Espinoza.

Así, la lucha entre ambos buenos velocistas cumplió su tercer round, con dos victorias para Iluminato (Flor de Loto y Provincia Constitucional del Callao) versus una de Keaton (Policía Nacional del Perú). De aquí en más, el Clásico América (G2-1000 m), a finales de junio, parece ser el objetivo de ambos.