En el césped de Monterrico, el tordillo del Stud Myrna venció por 4 cuerpos a Storm Rodrigo; el argentino Crazy Freud llegó último

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- El Faenón (USA-English Channel) de este sábado en el Clásico Presidente de la República (G2-2400 m, césped) volvió a ser la figura descollante que había tenido un retorno por todo lo alto en agosto pasado, en el Clásico Santorín (G3-2800 m, césped), aquella tarde donde peleó con valentía para terminar siendo el héroe de una carrera que cualquier otro pudo haber perdido.

Pero tras esa actuación de agosto, había tenido una presentación para el olvido en el Clásico Miguel Grau (G2-2000 m, césped) y tras serios problemas en la partida, corrió medio desencajado para llegar fuera de marcador ante Nabucco (Singe The Turf), el caballo que ahora asomaba como el favorito y al que había que cobrarle la revancha.

La fuerza que este sábado mostró Faenón fue, precisamente, la que no tuvo Nabucco. Mientras el del Myrna entró arrollador a la recta final y resolvió todo con facilidad, al del Juan de Arona le costó descontar, pese a los esfuerzos de su jinete.

El tordillo esta vez salió con chispa, mostró docilidad y permitió que Víctor Salazar hiciera todo lo correcto desde la silla. Lo puso tercero, expectante de la forma cómo se alternaban la punta Kantor y Crazy Freud, y en la curva se les fue encima para dominarlos. De ahí en más, el paso de campeón que lució el entrenado por Jorge Salas fue contundente, permitiendo el sexto triunfo para el Stud Myrna en la historia de esta tradicional carrera.

Todo, dentro de un tiempo de 2m27s90/100, una de las mejores marcas impuestas a lo largo de los años en esta tradicional competencia y que supera su propio registro de 2m28s76/100, impuesto en esta distancia el año pasado, con motivo del Clásico Postín (G2-2400 m, césped).

Ese accionar de Faenón fue todo lo contrario a lo que mostró Nabucco, del que se pueden esbozar un par de teorías para entender su mala actuación de este sábado. Una primera, pueda estar en la falta de tren intenso en los primeros tramos. Porque si bien Kantor (Meal Penalty) hizo muy bien su papel de ablandar al puntero Crazy Freud (Arg-Freud) para que Faenón encontrara el camino al éxito, tampoco fue el tren alocado que hubiera preferido Nabucco. De hecho, en los 600 metros, los atropelladores ya estaban acercándose al lote puntero, más por buscar su carrera que por el agotamiento de los que salieron al frente.

La otra razón de que el favorito no fuera el mismo pueda deberse en la distancia misma. La milla y media de este sábado no fueron los dos kilómetros sobre los que se había mostrado imbatible y, posiblemente, el tiro le quedó algo grande. Pese a que se acercó en la curva, ya no tuvo fuerzas para completar el recorrido.

Don Rodrigo (Chi-Dangerous Midge) y More Than Words (USA-More Than Ready) fueron de los que sí pudieron avanzar desde el fondo en la recta final y terminaron discutiendo el placé delante del favorito, que al final terminó completando el marcador.

Así se reencontró Faenón con la victoria y lució una mejor versión de todas las que hemos visto de él hasta ahora, tal vez para empezar a hacernos una idea de lo que podremos encontrarnos en el futuro cercano con este caballo que siempre mostró las condiciones de un verdadero campeón.

Néstor Obregón Rossi