La yegua de Santa María de Araras se impuso por 3/4 de cuerpo en el Clásico Espirita (L)

Cada día que pasa Fanciful (58 kg.) está un poquito más firme. A principio de año había empezado a cobrar fuerza en el plano jerárquico, y lo ratificó en su reprise de hace poco más de dos semanas. Pero este sábado en el Hipódromo de San Isidro llegó a esa victoria diferente que por puntos ya merecía. Lo hizo de forma espectacular, quebrando en los tramos finales a la pesada Pure Doris (Pure Prize, 62) para defender su favoritismo y quedarse con el Clásico Espirita (L-1800 m, césped normal), la prueba más importante de una tarde bien entretenida.

Hija del generoso Heliostatic y Fanny Doll (Lode), por lo tanto, hermana materna del ganador de G1 Fantastic Four, recibió una de esas conducciones que para el jockey Rodrigo Blanco son marca registrada cuando está inspirado. El cordobés la dejó en el fondo del grupo, apartada de cualquier tipo de pelea mientras Sexy Sea (Seattle Fitz) se inmolaba adelante.

Ya en el derecho, prontito Pure Doris asumió el protagonismo y desde allí guapeó de lo lindo, pero cuando Fanciful aceleró de firme nada pudo hacer para controlarla, cediendo en la cuadra final para llegar al disco separadas por 3/4 de cuerpo, con Doña Capanga (Treasure Beach) en tercero a 1 largo, todo tras 1m48s94/100 en una cancha que no estaba para nada normal como indicó el “cartelito” toda la tarde.

Con el mismo nombre de la hija de Ringaro que a fines de los ‘80 fue de las buenas potrancas en Sudáfrica (ganó dos G1, un par de G2 y un G3…), Fanciful ya demostró que entre la milla y los 2200 metros no tiene problemas en rendir alto. La Copa de Plata (G1) ya está en el horizonte y hacia allí, seguramente, trabajará Carlos D. Etchechoury, su entrenador.