El hijo de Sidney’s Candy superó de punta a punta y por 6 cuerpos a Matrix Joy en la segunda gema de la Triple Corona platense; Miguel Cafere y Juan Cruz Villagra, la dupla ganadora

LA PLATA.- El turf del Bosque deberá esperar un año más para ver si encuentra un potrillo o una potranca capaz de alzarse con la Triple Corona. Matrix Joy (Fortify), ganador hace unas semanas del Clásico Polla de Potrillos (G2) y único aspirante para llevarse la serie que tiene su último antecedente con Cóndor Cal (Hesical) en 1995, se cruzó en los 2000 metros del Clásico Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2) con un rival imposible de batir como Fango Negro, que alcanzó una estupenda victoria de punta a punta y por varios.

El hijo de Sidney’s Candy atendido por Miguel Cafere en el Campo 2 de San Isidro repitió la actuación que tuvo cuando salió de perdedor por 11 cuerpos en los eucaliptos, asumiendo el liderazgo desde el mismo momento en que se abrieron los partidores para hacer todo a su antojo y distanciarse con mucha solvencia en el derecho.

Juan Cruz Villagra graduó los parciales en las riendas del crédito del Stud Quereuquén, que pasó en parciales de 25s59/100, 49s48/100 y 1m13s39/100 los 400, 800 y 1200 metros iniciales, para empezar a acelerar en la curva y sacar temprano varios cuerpos en el derecho. En el disco serían 6 de ventaja sobre Matrix Joy, que corrió siempre apretado contra los palos, pero al que esta vez le faltó el arranque final que había exhibido en la Polla. A otros 2 largos, Punto y Banker (City Banker) completó la trifecta con 4 de diferencia sobre Remótico (Remote), todo tras muy buenos 2m3s74/100, con un parcial complementario para la milla de 1m38s64/100.

“Es un potrillo de mucha clase y que está mejorando. Largó bien, lo dejé correr a su gusto e hizo todo como esperábamos. Ya lo había corrido cuando salió de perdedor y me dejó una gran impresión que ahora confirmó. Creo que tiene la calidad como para correr mayores distancias con igual fuerza, pero eso será algo que tendrán que decidir el cuidador y el propietario. Quiero agradecer a Miguel Cafere y todo su equipo que me respaldan con confianza para lograr estos triunfos”, graficó tras la carrera Villagra ante los micrófonos de Daniel Sinegub y la televisión oficial sureña.

Criado por el Haras La Pasión, Fango Negro es la quinta cría de la importada Fancy Yankee (USA-Quiet American), siendo todas ganadoras, aunque ninguna en pruebas de grado como Fango Negro. Fancy Yankee es hermana materna del G3 Fancy Cruz (Giacomo), del titular clásico en Perú My Big Son (Malibu Moon) y del placé clásico Faraón Keops (Easing Along). Su familia materna es la misma que en nuestro país también produjo a Endomondo (Endorsement), reciente titular del Clásico Carlos Gardel (L) y que este sábado correrá el Gran Premio Palermo (G1).

Con el aumento de las distancias y en La Plata, Fango Negro dio un salto de calidad que lo llevó en pocas semanas de perdedor a pasar a dominar el ranking de los 3 años en el ámbito local. Ahora parece casi ineludible encarar el Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1), donde podría consagrarse como el mejor de la generación.