Después de dos pasos flojos en lo gradual, el hijo de Strategic Prince retrocede un paso para retomar confianza

Interesante reunión la que diagramó para este domingo el Hipódromo de San Isidro, con el Clásico Cocles (L-2400 m, césped) como paso central. Ya iniciando la ruta que llevará hacia el Carlos Pellegrini (G1) de fin de temporada, serán 9 los ejemplares de 4, 5, 6 y 7 años que saltarán a la cancha principal del circo del Jockey Club en pos de un triunfo que los proyecte hacia las pruebas de grupo.

Quizás sea la ocasión ideal como para que Fantasioso (Strategic Prince) retome la buena senda luego de bajar la guardia considerablemente en el Clásico Porteño (G3) primero y en el Gran Premio 25 de Mayo (G1) después. El zaino sumó antes varias labores como para pensar que en una compañía de menor exigencia la rehabilitación es muy posible.

Le sale al cruce el joven Ludo Joy (Fortify), que luego de salir de perdedor con cierto esfuerzo corrió fenómeno ante Acierto Total (Equal Stripes) en la nueva categoría, cediendo por apenas medio largo. Suben las exigencias, pero se lo cree capaz de dar la nota.

Le encanta galopar a Cósmico Romano (Cosmic) (foto), con dos lauros consecutivos en Palermo pero debiendo pagar una inactividad de casi seis meses. Si no la siente, el más veterano del grupo puede lucirse.

Hidden Beach (Treasure Beach) fue escolta del prometedor Moscato Pizza (Sixties Icon) en una dura condicional, y ahora se anima en un terreno más ambicioso con buenas perspectivas de lograr destacarse. A galopar se ha dicho…