El hijo de Declaration of War le dio un nuevo festejo a los locales en el Breeders’ Cup Juvenile Turf (G1), venciendo por 3 cuerpos al favorito Battleground, de Coolmore

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- La armada local tuvo en Fire At Will la carta justa para repeler el ataque de una potente delegación europea y anotarse un punto importante en el Breeders’ Cup Juvenile Turf (G1-1600 m, césped, US$ 1.000.000 de bolsa), este viernes en Keeneland. Fue el segundo éxito consecutivo para los potrillos estadounidenses por sobre aquellos que cruzan el Atlántico, tal como había sucedido en 2019 con Structor (Palace Malice) abrazando la gloria en Santa Anita Park.

Previo vencedor en el Pilgrim Stakes (G2) de Belmont Park, el vástago de Declaration of War nunca vino demasiado lejos del puntero Outadore (Outwork), que estableció fracciones moderadas al frente de 23s64/100, 48s12/100 y 1m12s60/100. Con Ricardo Santana Jr. en sus riendas, el ganador siempre mostró ímpetu para ir hacia adelante, ese que explotó a fondo en la recta final, cuando abandonó su posición cercana a los palos, buscó una segunda línea y atropelló para desbordar al vanguardista a 200 metros de la meta.

Descontando bastante desde la mitad del grupo, el favorito Battleground (War Front) pudo alcanzar el lugar de escolta en el disco, a 3 cuerpos del pupilo de Michael Maker y por apenas el pescuezo sobre Outadore que, valiente, resistió. Battlegound quedó a las puertas de ganar una Breeders’ Cup en Keeneland, tal como había sucedido con Found (Galileo), su madre, hace 5 años, en el Turf (G1).

Fire At Will es propiedad del Three Diamonds Farm y costó “apenas” 97.000 dólares durante las ventas de Keeneland de septiembre en 2019, con un pedigree que desborda pasto. No sólo por Declaration of War, su padre, sino también por su línea baja. Flirt, su madre, es una modesta hija de Kitten’s Joy, pero hermana materna de Decorated Invader (Declaration of War), ganador del Summer Stakes (G1) y de otro par de G2, y que tiene el mismo cruce genético del héroe del Juvenile Turf. La presencia más abajo de Arch y Nureyev traduce esa evidente preferencia familiar por la grama.