El invicto tiene un problema en el garrón y no podrá correr el San Carlos Stakes (G2), como estaba planeado; no hay previsión de tiempos, aunque se aguarda la espera no sea larga

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- Hay dos caballos que hoy por hoy generan expectativas grandes en los Estados Unidos. Uno es Life is Good (Into Mischief), reciente héroe en la Pegasus World Cup Invitational (G1), y el otro Flightline, el invicto que en diciembre confirmó con una victoria impecable en el Malibu Stakes (G1) todo lo que había mostrado antes en dos condicionales.

Pues bien, no son buenas las últimas noticias sobre este último, pues sufrió un problema físico que no le permitirá correr el 5 del mes próximo el San Carlos Stakes (G2) en Santa Anita Park, como estaba previsto. El hijo de Tapit está con un inconveniente en un garrón y debió ser alivianado en el entrenamiento. “La buena noticia es que las placas no mostraron nada malo. No lo trabajaremos el domingo como pensábamos y no correrá el San Carlos. No parece ser una gran cosa, pero nos atrasará. No tenemos plazos en este momento sobre cuando podrá volver a trabajar a pleno, pero vamos a cuidarlo, a darle tiempo y cuando esté 10 puntos aceleraremos”, contó John Sadler, preparador del crack.

Habrá que esperar un poco más, entonces, para volver a ver en acción a un caballo con pinta de fuera de serie. Es lo que tiene el deporte de la hípica, la mayoría de las veces las cosas no salen como uno quiere…