El campeón atropelló fuerte en el derecho, cediendo por 3/4 de cuerpo el segundo puesto; el ganador se impuso de un extremo al otro

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos (Especial para Turf Diario).- De esos caballos con corazón de oro, Atlético El Culano cumplió este sábado una formidable actuación en la Godolphin Mile (G2-1600 m, césped, 1.000.000 de bolsa) en Meydan, quedando tercero del notable Isolate, que unió ambos extremos con contundencia para quedarse con el trofeo.

Lo del campeón uruguayo fue la coronación de una positiva primera temporada aquí, en la que ya había conseguido un par de buenos resutlados, aunque ninguno como el que logró ahora, mostrando a pleno su atropellada para descontar muchísimo desde el fondo en el derecho y quedar a a 6 1/4 largos del vencedor, cediendo la posición de escolta por apenas 3/4 de cuerpo ante Law of Peace (Shamardal) y quedando un pescuezo delante del favorito Bathrat Leon (Kizuna), que vio imposible llegar al doblete en la prueba, tras haber vencido hace 1 año y deslumbrar un mes atrás en el 1351 Turf Sprint (G3) de Arabia Saudita.

Con José da Silva en sus riendas, y la preparación de Antonio Cintra -siempre con Julio Olascoaga como mano derecha-, el alazán del Haras Bagé do Sul tenía una labor de oro en la milla de arena de Meydan que alimentaba las esperanzas, cuando fue tercero de Prince Eiji (Dubawi) -al que ahora dejó atrás- en el Dubai Creek Mile (L).

Fondista en Sudamérica, el tren rápido que se hace en este tipo de carreras favorece sus cualidades para descontar, sin olvidar que ser local, estar hace ya varios meses en esta ciudad y el conocimiento de la pista juegan un papel fuerte para concretar un resultado semejante.

Isolate, nacido en los Estados Unidos e hijo de Mark Valeski y Tranquil Song (Unbridled’s Song), llegó esta temporada y venía de terminar segundo en el Al Shindagha (G3) y en el Mahab Al Shimaal (G3), tras cosechar positivos resultados en su país. Doug Watson logró su tercera Godolphin Mile como preparador y Tyler Gaffalione su primer éxito aquí.

Para nosotros, lo de Atlético El Culano fue tocar el cielo con las manos, casi un triunfo. Un premio para un caballo con un corazón que habrá que pensar en clonar…