El hijo de Midshipman tuvo un desarrollo diabólico, pero pudo mantenerse y ganar el Clásico Alberto Vial Infante

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Fortino debe de ser un potrillo bueno sin cuento. Para ganar el Clásico Alberto Vial Infante (G1-1600 m, césped) de la forma en que lo hizo, no queda otra opción. No precisamente porque haya llegado varios cuerpos antes que sus rivales al disco, sino por haber soportado un desarrollo suicida, alcanzando el objetivo de consagrarse como el mejor del primer semestre en el Club Hípico de Santiago.

El hijo de Midshipman reservado del Haras Don Alberto superó por medio largo a Mi Elegido (Seeking the Dia), encabezando el 1-2 del preparador Patricio Baeza, mientras Racatán (Lookin At Lucky) quedaba tercero a 3/4 de cuerpo, tras 1m37s20/100 y en una cancha complicada.

El llegar adelante fue una hazaña para Fortino, que peleó adelante desde la partida y con varios cuerpos de ventaja sobre el resto con Racatán, en una táctica que podría haberle costado caro a ambos; de hecho, Mi Elegido descontó abierto más con vergüenza que con poder, y logró colarse entre los dos…

En un momento por la cabeza de muchos habrá pasado lo ocurrido hace una semana con la ex invicta Joke Sisi (Practical Joke) en el Clásico Tanteo de Potrancas (G1) del Hipódromo Chile, cuando la enorme favorita fue presa de un trámite poco conservador, por llamarlo de alguna manera. Por suerte para Jorge González, que también había estado en las riendas de Joke Sisi, esta vez la historia terminó con un final feliz; ajustado, pero feliz.

Fortino liquida la primera parte del años con 5 victorias en 6 salidas, haciéndose fuerte en las dos pistas y bajo diferentes circunstancias, mostrando clase y garra, todos datos que lo hacen de forma indiscutible el número uno de la generación hasta el momento en el césped.

Llegará ahora la etapa más complicada, la de confirmar, la de comenzar a empezar a subir en las distancias y agregar más cualidades a las que ya mostró. Pero con Fortino hay un potrillo para hacerse ilusiones, para pensar que nada es imposible. Si no perdió en el Vial Infante, habrá que pensar cómo se le ganará en el futuro. Y costará mucho lograrlo.