De punta a punta mantuvo su invicto y le dio su primera Breeders’ Cup a American Pharoah como padrillo

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- La caballeriza de Wesley Ward se especializa en proyectar dos años veloces como un rayo. Y en la apertura de la Breeders’ Cup XXXVI la tendencia se profundizó con la impresionante actuación de Four Wheel Drive, que mantuvo su invicto destrozando los rivales que le salieron al cruce en el Juvenile Turf Sprint (G2-1000 m, césped, US$ 1.000.000 de bolsa).

Perteneciente a la primera generación del triplecoronado American Pharoah y en una madre More Than Ready (Southern Halo), al gran favorito sólo lo vieron de cerca en los partidores, pues, una vez que se abrieron, sus rivales se tuvieron que dedicar a perseguirlo infructuosamente.

Con Irad Ortíz Jr. en sus riendas, el potrillo del Breeze Easy LLC pasó los 400 metros iniciales en 21s55/100, los 800 al cabo de 44s3/100 para rematar bastante por abajo de los 11 segundos y alcanzar el disco con 3/4 de cuerpo de ventaja sobre Chimney Rock (Artie Schiller), que descontó en el cierre pero no lo suficiente. El tiempo final fue de excelentes 55s66/100, apenas 60/100 por encima del récord que en febrero de este año marcó Eddie Haskell (Square Eddie). En tercero, Another Miracle completó el meritorio 1-3 para American Pharoah.

Vencedor en su debut en Colonial Downs, y luego primero en el Futurity Stakes (G3) de Belmont Park, Four Wheel Drive fue adquirido en agosto de 2018 por 550.000 dólares en las ventas de Fasig-Tipton, y sus premios ya superaron largamente esa cifra. Wesley Ward, una vez más, demostró que es un especialista en trabajar con precoces.