La hija de Cafrune dio el golpe en el Clásico Sibila (G2) de San Isidro, superando a Fanciful

Revoleando la cola, repleta de valentía, la generosa Framea se convirtió en la primera ganadora clásica en el Hipódromo de San Isidro después de casi 200 días de inactividad. La hija de Cafrune tomó la punta al partir y se hizo inalcanzable para sus rivales alzándose con el Sibila (G2-1600 m, césped), una de las dos carreras que engalanaron la jornada de esta tarde, la del regreso.

Con William Pereyra en sus riendas, la zaina del Stud La Vaca se había sacado la reprise de encima llegando cuarta en el Handicap Dart Board, sobre el césped de Palermo, y aquí aprovechó esa circunstancia para nada menor. Rápida, fue a la delantera sin mediar aviso, se afirmó y marcó parciales iniciales moderados de 24s92/100 y 47s56/100.

Fueron varias las que intentaron seguirla, pero ya desde la mitad de la curva la favorita Miss Oasis (Pure Prize) mostró decisión e intentó ponerle presión. El plan nunca funcionó para aquella, pues al llegar la recta final Framea sacó un par de cuerpos y en el cierre pudo contener por el pescuezo a Fanciful (Heliostatic), que desde la zaga atropelló abierta para ser escolta; a 2 1/2 largos, In Her Honour (Exchange Rate) completó el podio, todo tras 1m34s5/100, con un parcial complementario para las 12 cuadras de 1m10s31/100.

De la cría del Haras Don Teo y al cuidado de Gustavo Moussou, Framea pagó generosos $ 9,95 para aquellos que le tuvieron confianza a su fogueo, su actualidad y su generosidad. Se trató de la sexta conquista para la nieta de Orpen, la tercera clásica y primera en el plano gradual y segunda en la milla. Seguramente sacará provecho cada vez que le den la chance para lucirse. Pruebas, sobran.