France Galop recibió la aprobación gubernamental y ya pone proa hacia el regreso; esa tarde habrá actividad en 3 hipódromos y 4 clásicos de grupo

Las carreras de caballos en Francia están suspendidas desde el 17 de marzo. Sin embargo, se reanudarán a partir del 11 de mayo a puertas cerradas y bajo condiciones sanitarias estrictamente supervisadas, al igual que en otros países europeos  donde también se están preparando para reanudar gradualmente las carreras de caballos. “Conseguimos y recibimos por parte de la Policía de Prefectura de París la autorización para seguir el plan y volver a competir”, contó este lunes Edouard de Rothschild, Presidente de France Galop. “Es una excelente noticia y una victoria”, agregó, en su cuenta de Twitter.

Decenas de miles de hogares franceses viven de la industria de las carreras de caballos, los haras, los centros de entrenamiento, los cuidadores de los caballos y los que  cuidan de su bienestar. Si bien las carreras se detuvieron, la mayor parte del trabajo tuvo que hacerse ya que los caballos, especialmente los entrenados para la competencia, no pueden vivir en el confinamiento. Los centros de entrenamiento y las cabañas continuaron funcionando, sin poder obtener  ningún recurso de las carreras,  es decir, de su fuente natural y principal  de ingresos.

Sin embargo, la salud y el bienestar de todos los involucrados en la organización de reuniones de carreras será la principal prioridad del France Galop y LeTROT. Las carreras se llevarán a cabo a puertas cerradas, como se hizo los últimos días antes de que tuvieran que ser detenidas. Esta exitosa experiencia en los hipódromos de Oise en marzo mostró la capacidad de la industria para garantizar condiciones sanitarias satisfactorias de todos los participantes en nuestras reuniones de carrera.

Se aplicarán limitaciones muy estrictas. Por ejemplo, los allegados de un caballo declarado para correr se limitarán a su peón, su entrenador y su piloto. El personal a cargo de la organización de las reuniones también estará muy restringido. El acceso a los hipódromos será altamente vigilado, y todos los participantes recibirán el equipo necesario para trabajar en buenas condiciones sin correr ningún riesgo. Se establecerán espacios compartidos para evitar el contacto entre los participantes. Con el fin de minimizar aún más el riesgo para la salud, los caballos entrenados en el extranjero y los jinetes que posean una licencia expedida en un país distinto de Francia (a menos que estén confinados a Francia) no podrán participar en las carreras francesas, al menos hasta finales de mayo.

Estas restricciones no permitirán la organización de todas las reuniones de carrera previstas inicialmente, ya que algunos hipódromos no cuentan con las facilidades necesarias para cumplir plenamente con estos requisitos de precaución. Se están estudiando proyectos de planificación y reubicación para reuniones locales (PMH) para no dañar aún más a las caballerizas. 

En cuanto al programa, con vistas a   la reanudación de la actividad a partir del lunes 11 de mayo, las autoridades de carreras han prestado especial atención al respeto de los equilibrios entre las diferentes categorías de caballos, razas y zonas. 

El propio Gobierno francés ya había anunciado su soporte al negocio de las carreras de caballos con la actitud asumida desde el Ministerio de Agricultura, del que depende la actividad. El próximo lunes, entonces, cuatro carreras de grupo fueron las que ser programaron: el Prix d’harcourt (G2), el Prix la Grotte (G3), el Prix de Fontainebleau (G3) y el Prix de Saint-Georges (G3).

Serán tres los hipódromos que funcionarán. ParisLongchamp y Compiegne lo harán en el distrito de París, mientras que también abrirá sus puertas Toulouse, donde se correrá de noche.

Después de casi 2 meses, los caballos de carrera volverán a la competencia en Francia, uno de los países donde más penetración tuvo la pandemia de Covid-19, considerado una zona roja por la cantidad de casos y muertes (ya por las 25.000). Con todos los protocolos estudiados y aprobados y un trabajo a la par del Gobierno, France Galop y LeTrot consiguieron un acuerdo vital para que la industria no se resienta aún más de lo que ya está y también en un momento casi justo, pues su proceso selectivo y carreras más importantes se mantendrán más o menos en las fechas establecidas de antemano, salvo por algunos pequeños cambios.

El ejemplo francés seguramente puede ser un apoyo importante para muchos otros países que tienen su actividad detenida, como, por ejemplo, la Argentina.

Colaboró Gabriela Alonso