Reciente merecedor del Olimpia de Plata en Turf, el jockey brasileño ganará las 3 estadísticas en los hipódromos principales por segundo año de forma consecutiva

Por Simón Mitagstein

A la hora de hacer un balance de su temporada 2021, Francisco Leandro prefiere quedarse con la parte positiva y dejar en el recuerdo los dos accidentes que sufrió y que, entre otras cosas, le privaron de batir el récord de carreras ganadas en un año por unjockey en la Argentina, y que, al menos por ahora, seguirá en manos de su compatriota Jorge Ricardo, con 477 discos.

A sus 31 años, el brasileño disfruta de una actualidad formidable, domina por completo las estadísticas en nuestro país y mantiene su sueño de poder llegar a competir en otras hípicas todavía más competitivas o económicamente más fuertes, como la de los Estados Unidos, la europea o la asiática.

Los jinetes brasileños brillan alrededor del mundo, y nuestro país no es la excepción. Después de haber disfrutado por muchos años de Ricardinho, de contar con un efectivo José da Silva y del brillante Altair Domingos, recientemente obligado al retiro a muy temprana edad por las secuelas de un accidente, ahora es Leandrinho el que toma la posta y manda en los rankings, mostrando su talento cada vez que tiene la oportunidad.

Si de números se habla, en 2021 ganó -hasta ahora- 378 carreras con 1737 en las que participó, con una eficiencia espectacular del 21,8 por ciento. En premios sumó con sus conducidos 188.568.629 pesos y de aquellos discos nada menos que 40 fueron clásicos, 5 de ellos de G1, sobresaliendo las conquistas que logró con el potrillo Irwin (Seek Again) en el Gran Premio Nacional (G1), con Zuran Zuran (Remote) en el Gran Premio Dardo Rocha, con Strategos (Zensational) en el Gran Premio de Honor (G1) y con Don Empeño (Exchange Rate) en el Gran Premio Joaquín V. González (G1).

“Habíamos empezado muy bien la temporada, pero después tuve que superar ese par de desafortunados accidentes que, por suerte, ya quedaron atrás y no me dejaron problemas. Ahora estoy muy contento de terminar el año de la mejor manera, con logros importantes, como haber recibido el premio Olimpia de Plata hace unos días, un reconocimiento que para mí es un honor haber conquistado, yt liderar las estadísticas de los tres principales hipódromos del país. Estoy muy agradecido a todos los que apostaron por mí y con ellos quiero compartir este logro”, cuenta Francisco, en un parate de su actividad en Palermo.

Francisco Leandro lleva ganadas 378 carreras en 2021

De la historia del jockey en nuestras pistas la mayoría sabe casi todo, pero quizás pocos tengan datos de cómo se inició y se formó en la actividad que hoy lo tiene como referencia: ” Desde muy chico estuve vinculado con los caballos, porque mi hermano fue jockey y tenía en casa un caballo al que yo montaba, aunque no iba a ver carreras. Cuando tenía 11 años mi hermano se casó y me llevó a vivir con él al hipódromo, en un stud, y desde ese momento me sentí apasionado por la actividad. A los 12 empecé a competir en las cuadreras de Ceará, donde nací, para ganar experiencia y, aprovechando que tenía la ventaja de ser muy liviano, me fue muy bien. Mi pueblo es muy pequeño y las posibilidades eran pocas, así que dejé a mi familia y me fui a San Pablo, a la escuela de aprendices de Cidade Jardim, persiguiendo mi sueño”, recuerda.

Luego, agrega: ” Los primero cuatro meses no salí para nada de la escuela. Allí es distinto que aquí, porque vivís adentro, donde te dan la comidas y tenés que cumplir estrictamente los horarios; eso me ayudó un montón. Siempre fui disciplinado y la gente me ayudó porque era muy trabajador. La cancha abría las 6 y hasta las 11 y media estaba vareando por los bastones con los cuidadores que tenían muchos caballos. La idea era mejorar siempre y eso se consigue sólo de esa manera. Después las cosas se fueron dando, conseguí la confianza de los cuidadore y gané muchas carreras como aprendiz, logrando en un año lo que había ido a busca: recibirme de jockey profesional. Ya como jockey, seguí ganando mucho, llegó la estadística y me hice un lugar importante entre mis colegas en mi país”.

En 2013 llegó para Francisco Leandro la primera gran oportunidad de su vida, cuando, contratado por las caballerizas Carampangue y La Manija llegó a la Argentina, para ser monta de Jorge Mayansky Neer: “Ya conocía el país porque había venido a correr un par de veces y me había encantado por la pasión que mostraba la gente por las carreras y no lo dudé cuando me llegó la propuesta. Fueron Jorge Mayansky Neer junto a Carampangue y La Manija los que me dieron la oportunidad y les estoy profundamente agradecidos, porque me dieron una mano muy grande. Fui recibido muy bien y después comenzaron a llegar los triunfos. Sin ninguna duda el argentino es el mejor turf de Sudamérica. Brasil tiene muy buenos profesionales, pero se vino muy abajo ultimamente, con premios muy malos y pocas carreras. Aquí, a pesar de que la economía no sea la mejor, el turf siempre sale adelante. Hay competiciones todos los días y estoy muy satisfecho de haber tomada la decisión de venir. De arriesgarme”.

Francisco Leandro ganó el Dardo Rocha 2021 con Zuran Zuran / ARCHIVO / JUAN I. BOZZELLO / ARIEL FITZSIMONS

Se lo consulta sobre cuál es su gran sueño todavía por concretar y, como cuando decidió instalarse en Argentina, no duda: ” Tuve la suerte de ganar muchas carreras importantes. Sin ir más lejos este año se me dio en el Nacional y en el Dardo Rocha, pero siempre sueño con el Pellegrini. La primera vez que competí en esa carrera fue en 2011 con un caballo brasileño, se llamaba Veraneio (Signal Tap), y me tocó perder al hocico con Expressive Halo (Halo Sunshine), al que corrió Juan Noriega. Después fui segundo y tercero, pero sé que en algún momento se me va a dar. Hay que seguir trabajando para tener buenas montas, porque los caballos destacados  son lo más importante para llegar al objetivo. Con mis colegas me llevó muy bien; siempre hay que ser respetuoso porque, independiente de que se gane más o menos, somos todos iguales y lo principal es ser profesional. Sería para mí un sueño ganar el Gran Premio Carlos Pellegrini, y ojalá lo concrete pronto”.

A la hora de elegir una referencia, Leandrinho es contundente: ” Mi ídolo de siempre fue Joao Moreira, que ganó aquí en 2006 el Nacional con Eu Tambem (Wild Event). Para mí es el mejor jockey brasileño que vi, y del que aprendí mucho trabajando a la par. Nosotros teníamos contrato con Antonio Cintra en San Pablo, donde él le corría a las caballerizas más grandes y yo a las más pequeñas. Soy muy tímido y no me atrevía a preguntarle cosas a Joao, pero lo miré siempre y eso me sirvió para pulirme como jockey. Se merece todo lo que le está pasando en Asia porque es un gran profesional y una mejor persona”.

Con apenas 31 años Francisco Leandro ya alcanzó muchos objetivos, pero algunos todavía están en el debe, y no sólo ganar el Pellegrini… ” Siempre tuve el sueño, y todavía lo tengo, de tener la oportunidad de poder ir a correr a Estados Unidos, Europa o Asia. Tuve una chance para viajar a Singapur en 2015, pero como venía liderando la estadística por primera vez acá -fue allá por el mes de junio- decidí no ir. El destino quiso que  al mes siguiente tuviera una rodada muy fea y no ganara la estadística ni tampoco viajar. Son cosas que pasan en este negocio, y por algo habrá sido. No era el momento y hoy no me puedo quear porque me quedé y soy muy feliz en Argentina. Si aparece una oportunidad concreta lo voy a pensar muy bien ya que sería un honor para mí cumplir con es objetivo. Creo que estoy todavía para unos cuantos años más y no está perdida la oportunidad de hacer una experiencia en el exterior”.

La charla va llegando a su fin y Francisco dice: “La familia acompaña desde lejos y se extraña. Espero poder ir a Brasil en enero para el cumpleaños de mi hijo, porque el año pasado no pude viajar por el tema de la pandemia. Pero se que tengo el apoyo de todos ellos y eso es de gran ayuda. Este trabajo es muy sacrificado, pero que te vaya bien y tener la satisfacción de ganar estadísticas y premios importantes, como el reciente Olimpia te sirve para encarar lo que viene y ponerse siempre nuevos objetivos, estar en las carreras grandes es muy gratificante”.

Francisco Leandro termina otra temporada fenomenal, como líder en los tres hipódromos y soñando con un futuro todavía más exitoso. Talento y profesionalismo vienen siendo su clave.

Con Irwin Francisco Leandro ganó su segundo Nacional / ARCHIVO / JUAN I. BOZZELLO

Subscribe to our newsletter!