El jockey brasileño tuvo una tarde maravillosa, quedándose con 7 de las 15 competencias, incluído el Clásico Francia (L); llevó su total durante enero a 69 y el récord de triunfos en un año de su compatriota Jorge Ricardo está en peligro

Si hay un idioma generoso es el español. Todo tiene su palabra y abundan los sinónimos. Sin embargo, vaya paradoja, cuando se trata de describir el momento fantástico por el que atraviesa Francisco Leandro, cuesta encontrar un vocablo que no peque de quedar corto. ¿Será porque es brasileño? 

¿Muy bueno, excelente, único o formidable? Todo suena a poco, y mucho más después de disfrutar de como durante la lluviosa tarde de sábado en el Hipódromo de San Isidro ganaba nada menos que 7 de las 15 competencias que se disputaron, totalizando 69 en lo que va del mes y 31 de ellas sobre las canchas del Jockey Club.

Sólo para poner las cosas en contexto, sólo 6 jinetes vencieron en más de 69 competencias durante todo el 2020 y 21 pudieron conseguir superar aquella cifra en todo 2019. ¿Nos damos una idea del ritmo que traer Leandrinho?

De atrás, de adelante, en el medio, con barro o cancha norma, en San Isidro, Palermo o La Plata, con cuidadores “grandes” o cuidadores “chicos”, con favoritos o no tanto, la historia mayormente viene terminando de la misma manera, con Francisco Leandro dando la nota. Gana de a 2, de a 3, de a 4, de a 5, de a 6 o de a 7, como ocurrió ahora. Nada lo detiene.

Recién en la quinta prueba del sábado arrancó la cosecha para Francisco Leandro, que guió con eficiencia a Enough Money (Treasure Beach y Evindim, por Mutakddim, Haras Abolengo), para luego repetir el plato en la séptima con Be Ready (Orpen y La Belga, por Roy, Haras El Chañar). Llegó luego la conquista del Clásico Francia (L) con Humorada Lírica (Sidney’s Candy y Hail to Humour, por Distorted Humor, Haras La Pasión) (foto) y otro festejo, ahora con Linda Isabelle (Cityscape y Harlan’s Fantástica, por Harlan’s Holiday, Haras El Angel de Venecia).

Donor Joy (Fortify y Stormy Dove, por Bernstein, Haras La Biznaga) le daría el quinto triunfo al jockey en el undécimo turno, y Che Silvina (Greenspring y Etiquetada, por Halo Sunshine, Haras Vikeda) ubicó su cuenta en media docena de primeros puestos. En la última carrera del día Leandrinho alcanzaría sus “magníficas 7”, otra vez de atropellada y en la silla de Sos Muy Bonita (Remote y Singing In Key, por Unbridled’s Song), reservada de Santa Elena, caballeriza que lo tiene contratado como primera monta.

Póngale usted el adjetivo que quiera, amigo lector, a la descomunal tarde que disfrutó Francisco Leandro este sábado en el Hipódromo de San Isidro, pero analice si no se queda corto…