Con los éxitos de Armory, Love y South Sea Pearl este jueves en Leopardstown, dejó la cuenta en 299

DUBLIN, Irlanda (Especial para Turf Diario).- No hay barrera imposible de superar para Galileo, que quedó a las puertas de llegar a los 300 hijos ganadores clásicos tras la seguidilla de triunfos importantes de sus hijos este jueves en Leopardstown, el hipódromo de esta ciudad, dejando su total en 299…

Ya no hay elogio que rinda tributo real para el inigualable padrillo de Coolmore, cuyo dominio del turf europeo se acentúa día a día, con mucho más por venir en el futuro, sin duda alguna.

Galileo disfrutó de la promisoria conquista del 2 años Armory (en After, por Danehill Dancer) en el tradicional Japan Racing Association Tyro Stakes (G3-1500 m, césped), de Coolmore, obvio, divisa que antes se había quedado con este mismo turno con nombres que adquirirían luego mucha mayor trascendencia, como Gleaneagles, Churchill y Anthony Van Dyck, todos por el crack.

Atendido por Aidan O’Brien batió por 5 cuerpos a su compañero de techo, favorito y hermano paterno Toronto  y ahora irá por el Futurity Stakes (G2), en The Curragh, el 23 del mes próximo.

El Jockey Club of Turkey Silver Flash Stakes (G3-1500 m, césped), gemelo del anterior pero para potrancas, vio otra vez brillar a la casa irlandesa, a Galileo y Aidan O’Brien, ahora a través de Love (en Pikaboo, por Pivotal), vencedora por 3 1/4 largos de Unforgetable (Muhaarar).

Fue el undécimo festejo del preparador en esta prueba, que ya anunció que su nueva estrella encarará el Debutante Stakes (G2) de The Curragh, el mismo 23 de agosto, para luego delinear su futuro hacia las grandes competencias para los 2 años.

Siempre con el respaldo de O’Brien y Coolmore, la cosecha también incluyó en el jueves de Lepardstown el Kingdom of Bahrein Vinnie  Roe Stakes (L-2800 m, césped), para 3 años. Allí alcanzó su primer suceso en el plano mejor rentado South Sea Pearl (en Cassydora, por Darshaan), la hermana entera del campeón Earnest Hemingway.  Conducido por Ryan Moore, se adelantó por 3 cuerpos a Simply Beautiful, también hija de Galileo, mientras Masaff (Raven’s Pass) quedaba tercera a otros 2 largos.

Con uno más de sus hijos que consiga brillar en el terreno black-type, Galileo se convertirá en el segundo padrillo en la historia que consigue alcanzar los 300 hijos ganadores clásicos, marca que quedará muy atrás cuando su historia en la reproducción ya sea parte absoluta de los libros.

El otro ejemplar que se dio semejante gusto fue Danehill (Danzig), también padrillo de Coolmore y que conseguiría el 20 de agosto de 2005 en Randwick, Australia, cuando su hija Nevis se impuso en el Barcardi Breezer Toy Show Quality Stakes.

No es una casualidad que tanto Danehill en su momento cuanto Galileo ahora hayan servicio en Coolmore, el gigante irlandés. Con selectos grupos de yeguas madre a disposición de sus reproductores, la mejor crianza y la mejor operación, nada es casualidad, sino consecuencia para desarrollar semejantes monstruos.