La potranca de El Alfalfar ganó con comodidad el Clásico Carlos Pezoa, en la recta porteña

El roce de Gata Negra Key fue demasiado para los rivales que le salieron al cruce en el Clásico Carlos Pezoa (1000 m, arena normal), la prueba central de la jornada de esta tarde en el Hipódromo Argentino de Palermo. Tras tres muy buenos arrimes jerárquicos, la reservada de El Alfalfar consiguió su segunda y más importante victoria, haciéndose fuerte de los 300 metros al disco, pese a no cambiar de mano.

Conducida por el jockey paraguayo Eduardo Ortega Pavón, la hija de Key Deputy se movió de menor a mayor y, una vez adelante, sólo se dedicó a sacar ventajas, llegando a la meta con 3 cuerpos de ventaja sobre la perdedora Happy Cross (Knockout), que por una cabeza dejó tercero a Aragone (Angiolo), el mejor macho clasificado. Fortuna Key (Key Deputy), compañera de la ganadora, y que vino al son de la banda, se cansó y terminó cerrando la marcha, cediendo su invicto. El tiempo de la carrera fue aceptable: 56s20/100.

Al cuidado de Diego Peña, Gata Negra Key tiene por madre a Gotera Cat (Easing Along), ganadora de una carrera en San Isidro perop que también produjo a la clásica La Grieta Key (Key Deputy) y al placé clásico Gato Malo Key (Key Deputy), todos en la familia de otros ejemplares generosos de los tiempos cercanos para la familia Camogli como Ultima Gota Cat (Easing Along) y su hijo Goteo Key (Key Deputy), titular del último Santiago Luro (G2).