El hijo de Redattore brilló en Gávea y se convirtió en el sexto ejemplar en la historia que logra vencer en 2 ocasiones en la prueba más importante de cada temporada en Brasil

Por Marcos Rizzon

RÍO DE JANEIRO, Brasil (Especial para Turf Diario).- La calidad no tiene fecha de vencimiento en materia de caballos de carrera. Y la más clara muestra la ofreció el notable George Washington, que este domingo en el Hipódromo da Gávea festejó el bicampeonato en el Grande Premio Brasil (G1-2400 m, césped pesado), la misma prueba en la que había vencido en 2019 y llegado tercero hace 12 meses.

Ya con 6 años y una campaña pesada sobre sus espaldas, el hijo de Redattore volvió a mostrar su mejor versión, respondiendo a esa muestra interesante que venía de dar cuando llegó segundo en el Grande Premio Dezesseis de Julho (G2), detrás del mismo Osprey (Gober) que ahora fue sólo undécimo. Otra vez con Henderson Fernández en sus riendas, el zaino del Stud Happy Again repitió la táctica que tantas veces le trajo estupendos resultados, moviéndose último durante un rato, mejorando ya cuando el desarrollo empezaba a promediar y explotando toda su clase en el derecho para pasar rivales como postes y terminar venciendo por 1 3/4 y 2 1/2 cuerpos a la yunta del Stud Verde integrada por Jackson Pollock (Kodiak Kowboy) y Mem Cade Ce (T.H. Approval); Olympic Kremlin (Agnes Gold) cerró la cuatrifecta y el favorito Pimper’s Paradise (Put It Back) no tuvo suerte al intentar defender su título y, reprisando, quedó quinto.

George Washington es el sexto caballo en la historia que consigue el doblete en el Brasil, encabezando a la vez el fantástico 1-2-3 del preparador Luis Esteves, que, además, levantó por cuarta ocasión al cabo de las 5 últimas temporadas el trofeo más importante del turf carioca y brasileño en general.

Dueño de una campaña fenomenal, como que además se impuso en el Grande Premio Sao Paulo (G1), George Washington, que terminó noveno en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) de 2019, fue criado por el Stud TNT de Goncalo Torrealba y es hijo de la notable Princesa Carina (Know Heights), que en pistas argentinas ganó los clásicos Ignacio e Ignacio F. Correas (G2), Los Haras (G2), Chile (G3) y Federico de Alvear (G3). Su pedigree materno tiene base en el Haras Comalal, de la mano de Planetaria (Penny Post)…

El otro nombre que brilló grande en el domingo de Gávea fue el de Dashing Court (Courtier y Alta Floresta, por Teton Forest), reservado del Haras Cima y que se llevó en forma notable el Grande Premio Presidente de la República (G1-1600 m, césped pesado), dando cuenta por 1 1/4 cuerpo de Campelanda (Midshipman).

El sábado, en tanto, los grandes premios Major Suckow (G1-1000 m, césped pesado) y Roberto e Nelson Grimaldi Seabra (G1-2000 m, césped pesado), los internacionales de la velocidad y para las yeguas. En la primera de esas pruebas In Essence repitió el éxito que hace unos años había alcanzado Requebra (Put It Back), su madre, e hizo pesar aquél viejo dicho de que las yeguas son más veloces que los machos, superando por 4 1/2 cuerpos al 3 años Overath (Billion Dollar), portando la chaquetilla de Santa María de Araras.

En tanto, en el Seabra, y con José Aparecido da Silva luciéndose al máximo, Cherie Vi (Put It Back y Pippa, por Belong to Me), reservada del haras Old Friends Ltda., llegó a la mejor conquista de su trayectoria adelantándose por 1 1/4 cuerpo a la campeona Mais Que Bonita (Agnes Gold), que a punto estuvo de regresar a los primeros planos.

El fin de semana involucró además otras pruebas de grado. En el Grande Premio ABCPCC – Taca Stud Book Brasileiro (G3-3000 m, césped pesado) festejó Adicionado (Public Purse), mientras que en el Grande Premio Cidade Maravilhosa (G3-2000 m, césped pesado) todo fue demasiado sencillo para Will Myers (Kodiak Kowboy).

La fiesta del Grande Premio Brasil dejó huella en Río de Janeiro, con George Washington mostrando todo su esplendor para conseguir una victoria que lo catapultó a la historia grande.