Si bien todavía faltan 3 meses para la cita, ya empezaron a preparar su viaje a la Argentina

Todavía faltan más de 3 meses para que llegue el momento cumbre de cada temporada para el turf argentino con los 2400 metros del Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), pero desde el exterior comienzan a divisarse movimientos con el sueño de ser parte de la prueba con mayor jerarquía del continente.

Brasil tendría una delegación muy fuerte hacia el evento internacional, pues los propietarios de George Washington (Redattore) (foto) y Fillmore (Wild Event), dos de los caballos más fuertes del vecino país, ya manifestaron su intención de viajar y comenzaron a diagramar los planes.

Generoso es el historial “verdeamarelho” en el Pellegrini. Escorial (Orsenigo) fue el primer ejemplar allí nacido en levantar la copa más preciada de todas, imponiéndose en la versión de 1959. Luego, en 1983, Immensity (Zenabre) repetiría la hazaña, y el crack Much Better (Baynoun) haría lo propio en 1994. Gorylla (New Colony) sumó su nombre en 2003 y Xin Xu Lin (Wondertross) y Going Somewhere (Sulamni) darían la nota en las ediciones de 2010 y 2012.

De 4 años, George Washington, cuya madre es la recordada Princesa Carina (Know Heights), ganadora aquí de los clásicos Correas (G2), Los Haras (G2), Federico de Alvear (G3) y Chile (G3), es titular de 3 victorias sobre 14 presentaciones, destacándose su conquista en el Grande Premio Brasil (G1) de esta temporada.

Además titular del Grande Premio Dezesseis de Julho (G2), George Washington defiende los colores del Stud Happy Again, es preparado por Luis Esteves y fue conducido en las dos victorias mencionadas por Marcelo Goncalves. Completando su campaña luce un segundo a 1 1/2 cuerpo de Lamartine (Shanghai Bobby) en el Grande Premio Linneo de Paula Machado – Grande Criterium (G1).

Mucho más familiarizado con Fillmore está el público argentino, ya que el zaino animó la última edición del Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) en el Club Hípico de Santiago, en Chile, donde concluyó décimo segundo, aunque sufriendo una lesión que recurrió pasar por el quirófano.

De la caballeriza Black Opal y a cargo de Roberto Solanes, Fillmore acaba de reprisar de la mejor forma tras la intervención quedándose con el Grande Premio Presidente Vargas (G3), en la milla de césped de Gávea, en Río de Janeiro, con Waldomiro Blandi en sus riendas.

Su otro triunfo trascendente ocurrió en el Grande Premio Escorial (G3) de fines de enero, sumando también un par de valiosos terceros, en el Grande Premio Presidente da República (G1) y en el Grande Premio Joao Adhemar de Almeida Prado (G1).

Un dato más sobre Fillmore: cuando ganó el Escorial, en el Latinoamericano y en el Presidente da República fue conducido por Jorge Ricardo, que mantiene una estrecha relación con Solanes…

Falta bastante todavía para que el turf argentino y sudamericano entre en “modo Pellegrini”, pero desde Brasil no quieren dar ventaja y ya diagraman lo que será el sueño de levantar por séptima vez el trofeo más preciado…

Diego H. Mitagstein