La ganadora de la última Copa de Plata (G1) pasará primero por los Estados Unidos, donde será servida por Gun Runner

Global Beauty, la ganadora del último Gran Premio Copa de Plata y una de las candidatas a consagrarse como Yegua del Año y Campeón Yegua Adulta en la próxima entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini, ya no volverá a correr en el país.

Los mercados del mundo tienen sus ojos permanentemente fijados en la hípica nacional, y por eso no extraña que la hija de Global Hunter haya sido vendida para convertirse en madre en Japón, un país que todas las temporadas busca estrellas aquí, mucho más, después de las experiencias cercanas y muy exitosas con Malpensa (Orpen) y Life for Sale (not for Sale).

La noticia fue confirmada por Rafael Dellacasa, criador y propietario de la alazana que fuera preparada por Carlos D. Etchechoury: “Para todos nosotros es un golpe duro no poder disfrutarla más, porque tenemos una visión muy romántica del turf. Pero la situación por la que pasa el país no camina por la misma vereda de los sentimientos. A la vez, fue un orgullo criarla y verla llegar a lo más alto, todo empuja para seguir adelante en la difícil aventura de criar buenos caballos de carrera”, contó a Turf Diario Dellacasa.

Global Beauty tendra como primer destino Kentucky, en los Estados Unidos, donde será servida por Gun Runner, el campeón hijo de Candy Ride que trabaja en el Three Chimneys Farm. Luego sí seguirá camino hacia su destino final en Japón. El nombre del comprador, no trascendió.

En Kiwi Girl (Stravinsky), la alazana ganó sobre el fin de sus dos años su primera carrera y sobre 1400 metros en San Isidro y luego se subiría al proceso selectivo con excelentes resultados. Fue escolta de Giuliet Seattle (Seattle Fitz) en el Gran Premio Mil Guineas (G1), luego cuarta de Pure Sexista (Pure Prize) en el Clásico Federico de Alvear (G2) y nuevamente terminaría segunda, ahora a sólo medio pescuezo de Halo Holiday (Harlan’s Holiday) en el Gran Premio Enrique Acebal (G1). Su 2017 finalizaría con un positivo quinto puesto en el Gran Premio Copa de Plata (G1).

Global Beauty reprisó ganando a mediados de junio de 2018, batiendo a la posterior ganadora clásica Little Gem (Pure Prize), para luego patinar en la arena pesada de Palermo y llegar sexta en el Estrellas Distaff (G1). De regreso a la grama, cayó por medio largo ante Descubrime (Equal Stripes) en el Clásico Sierra Balcarce, por media cabeza ante Sweet Mana (Easing Along) en el Clásico La Mission (G2) y, tras fallar en el Los Haras (G2), llegó a la gloria máxima batiendo por la cabeza a Mirta (Treasure Beach) en la Copa de Plata.

Hermana materna de la placé de G2 Forbidden Fruit (Sixties Icon) y de la buena ganadora Haughty Girl (Footstepsinthesand), Global Beauty emprende un camino distinto para su vida, más tranquilo y alejado del stress de la competencia, el terreno donde hizo felices a todos quienes tuvieron el placer de disfrutarla. Ahora su misión pasará por hacer quedar bien el prestigio del elévage argentino en Japón. Ojalá en unos pocos años lleguen noticias desde allí sobre triunfos grandes de sus hijos. Le sobra potencial.

Diego H. Mitagstein