Nuevamente sin público en las tribunas, la yegua se llevó el Handicap Jacinto Rafael Herrera y el caballo el Handicap Intérprete

Con los triunfos de Global Bonita y Martell se resolvieron los handicaps Jacinto Rafael Herrera (1600 m, césped) e Intérprete (1200 m, arena), las dos pruebas centrales de la jornada del viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo y que se disputaron sobre pista pesada.

La hija de Global Hunter y el hijo de Ilusor hicieron realidad una vez más una vieja máxima de las carreras con ventaja: la verdad está en el “medio”. Cargando 54 1/2 y 57 kilos, respectivamente, la yegua y el caballo superaron lotes exigentes, aquella con algo más de esfuerzo.

El recuerdo del fantástico jockey peruano ofreció un cierre vibrante e inesperado, ya que en la previa eran pocos los indicios sobre los que apoyarse para pronosticar que Global Bonita sería capaz de salir airosa ante rivales con mejores tabuladas. Venía de correr bien en San Francisco, Córdoba, los clásicos Día de la Mujer y Día de la Memoria Por la Verdad y la Justicia, ante los machos, pero aquí el baile era más bravo, sin olvidar que jamás había competido en el césped porteño.

Sin embargo, conducida con mano firme por Brian Enrique, la pupila de Horacio Vela empezó a construir abierta en el derecho su mejor triunfo, dominando al promediar ese tramo y controlando en el cierre por la cabeza la carga aún más externa de la gran favorita Codiciar (Orpen, 57) en aceptables 1m38s74/100. A otros 2 1/2 largos, la puntera Llamas de Acero (Fuego e Hierro, 57 1/2) completó la trifecta.

En Playa Bonita (Royal Academy) y criada por Rafael Dellacasa, ahora Global Bonita suma cinco triunfos en San Isidro, Palermo y La Plata y al borde ya de los seis años ofrece una versión mejorada, la mejor sin dudas desde que comenzó a competir.

Ya en la noche, y cerca del cierre, casi que “nadando”, Martell ratificó su gran momento dando cuenta en los metros finales del topweight Sandyman (Mutakddim, 62) para quedarse con el Handicap Intérprete, con la “mano caliente” de Francisco Leandro como aliada.

El crédito del Stud Aladino vino siempre a la expectativa, dejando que Polarized (Lingote de Oro, 57) marcara el camino con parciales vivos. Una vez en el derecho, atacó primero Sandyman y dominó, pero abierto cargó Martell para doblegar la resistencia del valiente zaino en la cuadra final, donde sintió el elevado lastre.

En el disco hubo 1 1/2 cuerpo de diferencia en favor del favorito mientras Memorado (Ejekutor, 57) hacía una carrera bárbara para quedar tercero, todo tras muy competitivos 1m10s92/100.

Martell está en alza y “tiene facha” de querer llegar pronto a los clásicos. En este nivel, puede soñarlo.