Volvieron a las condicionales y se lucieron en San Isidro; Dominick, otro nombre de potencia

Caras largas había dejado Global Kid tras fallar en los grandes premios Carlos Pellegrini (G1) y Miguel A. Martínez de Hoz (G1), pero la mala racha llegó a su fin en el sábado de San Isidro. El alazán que había sido segundo en el Ensayo (G2) y en el Jockey Club (G1) de 2018, encontró rehabilitación al volver a las condicionales, quedándose fácilmente con el Premio Atómica Oro (2000 m, césped húmedo), reservado para 3 años titulares de una o dos conquistas.

El hijo de Global Hunter hizo pesar su roce, aguardando entretenido mientras Milione (Treasure Beach) se movía al frente con suavidad perseguido por Judah (Cityscape). Adrián Giannetti empezó a buscar colocaciones para atropellar en la parte final del codo y rápido proyectó al crédito del Stud Tres P., que arrancó con fuerza, dominó y se tendió hacia el disco para cruzarlo con 3 largos de ventaja sobre el mencionado Judah, tras 2m5s79/100.

Pensando en el Gran Premio 25 de Mayo (G1), Global Kid podría dar otro paso en las condicionales para seguir tomando confianza, o bien regresar al plano de los clásicos. Cualquiera de las dos opciones encontrará un caballo con capacidad y futuro.

De idéntica condición y distancia, pero para yeguas, fue el Premio Key Dance, donde la ganadora también levantó cabeza tras fallar en el plano mejor rentado. Se trató de French Beach (Treasure Beach y French Cup, por Bernstein), reservada del Haras El Gusy que antes de volar bajo en el Apertura (G2) de Palermo había alcanzado un par de buenos triunfos. Con Gonzalo Bellocq en sus riendas, fue 1 largo mejor que Fanciful (Heliostatic) tras 2m6s84/100.

Y si de triunfos para pensar con animadores de los clásicos que se vienen se habla, no puede pasarse por alto el que logró Dominick (Pure Prize y Dorff, por Orpen, Haras La Providencia), que llegó a los tres éxitos sin tocar en el Premio Nicholas (1400 m, césped). Otro 3 años con futuro.