A 14 días de su anterior victoria, la hija de Galán de Cine se quedó con el Clásico Talaverano, aunque le costó desprenderse

LA PLATA.- Gloria de Lyon mantuvo su dominio entre las potrancas de 2 años que actúan en el hipódromo de esta ciudad. Sin ser tan convincente como la tarde del Amilcar A. Mercader (L), la zaina volvió a ganar con amplitud, ahora la copa del Clásico Talavera en juego, sobre 1100 metros de arena normal.

Esta vez con una táctica algo diferente, pues vino adelante peleando con Ingres (Galicado), la hija de Galán de Cine parecía que se desprendería fácilmente cuando Juan Cruz Villagra la pusiera a correr en la recta. Sin embargo, le costó arrancar a la gran favorita, que sólo en los 200 metros empezó a distanciarse hasta sacar 4 cuerpos de ventaja en el disco sobre aquella rival, de buen estreno jerárquico después de haber salido de perdedora sobre el césped de San Isidro.

A otro 1 1/2 largo fue tercera Letra Chica (Le Blues), nuevamente detrás de Gloria de Lyon, con Aldea Bomb (Hit It a Bomb) cruzando cuarta y la debutante Rye Beauty (Catcher In the Rye) cerrando la marcha, como era de esperarase, aunque llevándose a casa 55.600 pesos que garantizan el pago de un mes y pico de pensión.

El tiempo de 1m5s48/100 empleado por la ganadora lejos estuvo de ser considerable, que quizás haya sentido el esfuerzo de volver a competir a sólo 14 días de su anterior conquista. Ahora con récord de 3 en 3, habrá que ver si sus allegados deciden presentarla el martes 8 de marzo cuando se corra el Clásico Derli A. Gómez (G3), siguiente paso del proceso selectivo de la división en el sur; faltan poco más de dos semanas…

Con Gloria de Lyon siguió la racha espectacular del Stud Mamina, el entrenador Miguel Cafere (representado por Miguel Gómez) y del jockey Juan Cruz Villgra, con un tercer logró importante en un lapso de 6 días y ya 12 conquistas de la caballeriza en lo que va de la temporada. 

Criada por el Haras El Paraíso y con Clare de Lyon (Colonial Affair) como madre, Gloria de Lyon volvió a ganar en La Plata, se afirmó al tope del incipiente ranking de la generación y ahora deberá empezar a prepararse para lo más difícil: mantenerse con el aumento de los metros y de las exigencias.