El caballo de Las Monjitas encabezó el 1-2 del padrillo Treasure Beach en el inicio del Palermo de Oro Verde

Poco a poco se va viendo la mejor versión de Glorious Moment. Aún con cuestiones por terminar de pulir, la madurez le va llegando al buen caballo de Las Monjitas, que en el viernes del Hipódromo Argentino de Palermo se quedó con el Clásico Chacabuco (G2-2400 m, césped), la prueba que abrió la versión 2019 del Campeonato Palermo de Oro.

Mientras aguarda por una resolución con respecto al Gran Premio 25 de Mayo (G1), cuando escoltó al ahora cuestionado Pure Nelson (Mount Nelson), el pupilo de Carlos D. Etchechoury y que es presentado por Juan Manuel, su hijo, estiró prácticamente hasta el disco el suspenso, quebrando en los metros finales la férrea oposición de Emiterio, en lo que terminó siendo un muy destacado 1-2 para el padrillo Treasure Beach (Galileo).

Conducido por Altair Domingos en reemplazo del accidentado Jorge Ricardo, Glorious Moment jugó sus cartas moviéndose a la expectativa mientras adelante corrían en parecida línea Guest Seattle (Seattle Fitz), Preciado Icon (Sixties Icon), el propio Emiterio y Balompié (Equal Stripes).

Ya en la recta, Emiterio comenzó a prevalecer a partir de los 200 metros, altura en la que Glorious Moment ya había sido embalado desde más atrás por Domingos, aunque echándose hacia adentro en repetidas oportunidades, tal como se había observado también la tarde del 25 de mayo.

Corrigió en reiteradas oportunidades el jockey brasileño, pero el empuje de Glorious Moment pudo más para alcanzar y quebrar a su hermano paterno en los 50 metros finales, sacándole 3/4 de cuerpo de ventaja. A otros 3 largos, Balompié fue tercero, delante de Guest Seattle y Preciado Icon, todo al cabo de 2m34s5/100, tiempo que evidencia el estado pesado de la cancha interior porteña.

De la cría del Haras El Gusy, y hermano materno de la ganadora clásica Mary’s Gift (Honour and Glory), Glorious Moment picó en punta en el Campeonato Palermo de Oro 2019 y ahora, seguramente, vuelva a la carga dentro de un mes para intentar ratificar su mejoría en el Clásico Chacabuco (G2).