Por la cabeza dejó atrás al favorito en San Isidro mientras Expressive Smart era sexto con problemas

Entre los sprinters los triunfos se reparten, aunque, generalmente, no entre más de 4 ó 5 nombres. La situación torna entretenida la categoría, una de las más parejas de la actualidad y que en los pocos meses que quedan para terminar la temporada delineará a su campeón.

El Clásico Cyllene (G2-1000 m, césped), la otra prueba trascendente que incluyó la muy buena jornada de este sábado en el Hipódromo de San Isidro, vio otro final emocionante, ahora con Glory Seattle (Seattle Fitz) retomando la senda ganadora con apenas una cabeza de ventaja sobre Elogiado (Archipenko).

Venía arrimando el hijo de Seattle Fitz luego de un parate de algunos meses por una lesión. Fue tomando confianza de a poco y esta vez no dejó pasar la oportunidad, bien manejado por Jorge Peralta, que lo conoce como nadie y respeta sus tiempos. Le gusta atropellar al zaino cuidado en Azul por Marcelo Pérez, aprovechando ritmos veloces como el que planteó Empresariado (Sidney’s Candy) luchando con Shamgar (Exchange Rate) y con Sinigual (Pure Prize).

Quedó último en algún momento Glory Seattle, aunque siempre a la par de Elogiado, con el que empezaron a descontar juntos abiertos mientras Expressive Smart (Expressive Halo), el otro de los máximos candidatos al triunfo, penaba encerrado por dentro.

El cabeza a cabeza entre Glory Seattle y Elogiado siempre tuvo al ganador manteniendo pequeñas ventajas, que pudo conservar hasta la meta. Valiente, Shamgar resistió en el terceer puesto a 3/4 de cuerpo, con poquito de margen sobre Sinigual, Empresariado y Expressive Smart, que completaron el marcador, todo al cabo de 55s45/100. Cría de Firmamento y del Stud Yaverán, Glory Seattle apunta ahora al Suipacha (G1), para darle pelea al que raye.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=3hHplZPrtEg[/embedyt]