El hijo del crack California Chrome se impuso de punta a punta en la mejor prueba del miércoles norteño, demostrado que con la madurez va llegando a su mejor forma

No tiene techo por ahora el crecimiento de Go Chrome Go (56 1/2 kg), del que ya queda poco con respecto al que transitaba las categorías alternativas más bajas. En una demostración interesante, y ante un grupo de adversarios que no pudo hacerle nada de fuerzal el hijo del campeonísimo California Chrome se quedó este miércoles con el Clásico Orange (L), paso central de una reunión apagada y que se resolvió sobre 1400 metros en la arena.

Llegado desde Chile en el vientre de Come Bella (Ocean Terrace), su madre, el alazán del Stud Friends que crió aquí el Haras Porta Pía asumió el liderezgo ni bien se abrieron los partidores, manejó el ritmo a su antojo para separarse en la recta sin más trámite, estableciendo un tiempo  de 1m22s13/100. A 5 cuerpos, Comandante Secreto (War Command, 55 1/2) terminó como escolta, con Candy Cure (Señor Candy) completando la trifecta a 1 largo. Al anca, El Grand Gris (Grand Reward, 55) fue cuarto y alejado cerró la marcha Brad Check (Safety Check, 55), que volvió a fallar y o merece un descanso o habrá que buscarlo en canchas más firmes.

Nicolás Martín Ferro se encarga de la preparación de Go Chrome Go y Francisco Leandro estuvo en sus riendas cumpliendo su trabajo sin dificultades. Para el entrenador fue su triunfo clásico número 21 de la temporada, mientras que, en el caso del jinete, festejó ya son 46 las pruebas de ese nivel en su cuenta.

Después de ganar una condicional brava en Palermo, ahora Go Chrome Go se hizo titular clásico, demostrando que a medida que va llegando a la madurez, su nivel va creciendo de forma consistente. Ponerle un techo a sus posibilidades futuras suena arriesgado.