La potranca del Haras Sumaya apabulló a sus rivales en la arena del Hipódromo Chile y se tomó revancha de lo sucedido en las Guineas

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Después de lo ocurrido en las Mil Guineas (G1), era de esperar que Duliette (Grand Daddy) asumiera el voto mayoritario del público de cara al Clásico Fernando Coloma Reyes (G2-1800 m, arena), del sábado último en el Hipódromo Chile. La ganadora de la trascendente prueba, sin embargo, no pudo responder a esa confianza que le volcó la afición, y apenas pudo llegar cuarta ahora, cediendo todo el protagonismo para Gold Spirit (Omayad), que se vengó de la derrota que aquella le infringiera hace algunas semanas para vencer ahora con una solvencia realmente llamativa.

La hija de Omayad reservada del Haras Sumaya fue imparable para imponerse por contundentes 10 1/2 cuerpos por sobre Cheetara (Daddy Long Legs), mientras La Candonga (Verrazano) era tercera a otros 6 3/4 largos y la favorita completaba la cuatrifecta a 20 3/4 de la ganadora, todo tras 1m55s3/100.

Antes tercera en las Mil Guineas, Gold Spirit pudo festejar por fin en el plano de los clásicos en su quinto intento, y mostró interesantes aptitudes como para pensar que en mayores distancias puede ser todavía mejor. 

Hermana de los también vencedores clásicos Angelus Dorado (The Mighty Tiger) y Lovely Spirit (Wildcat Spirit), pertenece a la familia materna de campeones del nivel de Alayor (Parisianne), Amani (Morning Raider) y Set Fool (Settlement Day).