El brasileño logró un triplete el sábado, quedó a 2 éxitos de William Pereyra y la estadística de jockeys en Palermo está al rojo vivo

La jornada de este lunes en el Hipódromo de Palermo tendrá un condimento especial. La última fecha del año en el centro resolverá la estadística de jockeys, donde, tras el triplete que consiguió el sábado, el brasileño Francisco Leandro arrancará dos puntos abajo de William Pereyra, el líder. Está 80 a 78 el tanteador a favor del joven jinete argentino, y valdrá la pena prestar atención a cada competencia en la que tomen parte. 

Cuando Pereyra ganó la cuarta prueba del sábado con Rápido y Talentoso (Equal Talent) estiró a 5 su ventaja, cifra que parecía definitiva, pero Leandrinho redondeó un notable hat-trick entre el sexto y el octavo pase para descontar y quedar a tiro de atropellada, dejando abierta la historia para un cierre que pinta espectacular. Primero Francisco montó a Radical de Alma (Art Master), luego repitió con Luthier Blues (Le Blues) (foto) y cerró su cosecha en las riendas de Nemmesis (Exchange Rate), para mantenerse vivo cuando el ranking parecía escapársele en la parte final.

El de Luthier Blues fue el mejor de los éxitos registrados en el plano de las condicionales en el post Navidad porteño. En House Rules (Housebuster), y volviendo a la velocidad plena, largó suave, pero cuando tomó velocidad fue imparable, dominando por los 250 metros y sacándole en el disco 4 cuerpos de ventaja a El Sabio Lucho (Emmanuel), llevando a buen puerto el voto mayoritario del público y en excelentes 59s39/100, si se tienen en cuenta que la arena del centro es un desierto.

Criado por el Haras El Paraíso, defensor de los colores del stud Kirby’s y al cuidado de Gonzalo Sarno, Luthier Blues venía de un interesante raid clásico, como que reprisando fue tercero en el Estrellas Junior Sprint (G3), luego ganó el Clásico de las Estrellas Azuleñas para, por último, estirarse hasta los 1400 metros y ser segundo en el Clásico de las Estrellas Cervantinas, las dos últimas en el Hipódromo de Azul, donde es preparado.

La reunión incluyó otras dos competencias para 3 años, ambas con ganadores para seguir de cerca. El Premio Es Corino (1400 m, arena), para potrancas, permitió el debut con triunfo de Kollen, reservada de La Providencia que vino siempre al son de la banda para comenzar a prevalecer al pisar la recta y terminar batiendo por 3 cuerpos a Dseta Rye (Catcher In the Rye)en 1m25s59/100. La pupila de Pedro Nickel, a la que condujo Altair Domingos, es una hija de Orpen y Korea (Southern Halo), por lo tanto, propia hermana del G1 Koller y materna de la campeona Kononkop (Orpen).

A vuelta de hoja, en las catorce cuadras del Premio Nickelback, el que se lució fue el mencionado Rápido y Talentoso, reservado del histórico Haras Don Yayo que hizo todo muy sencillo en el derecho, dominando desde los 300 metros para arribar a la meta con 9 contundentes largos de ventaja sobre Epikur (Violence) tras 1m24s67/100, tiempo casi un segundo más veloz con respecto al empleado por Kollen.

Al cuidado de Juan Saldivia, el vástago de Equal Talent y La Suspicaz (Missionary) había debutado con un tercer lugar y sin dudas será un nombre de temer cuando le toque competir entre titulares de una victoria.