Santafecina, se llevó el Desafío Interprovincial de Jockettas en San Francisco, Córdoba, y quedó a una victoria de llegar a los máximos

SAN FRANCISCO, Córdoba.- Sanford es un pequeño pueblo en la provincia de Santa Fe, allí donde Graciela María Calderón empezó a forjar sus sueños de convertirse en jockey. Hoy, a sus 22 años, con su talento, empeño y simpatía de por medio, es una de las tantas chicas que buscan ganarse su lugar en un deporte en el que la mujer cada día tiene más espacio.

En las riendas de Tyr (Byte), Graciela fue una de las figuras el último domingo en el Hipódromo Oscar C. Boero de esta ciudad, llevándose el segundo pase del Desafío Interprovincial de Jockettas, certámen que se realiza en conjunto con el Hipódromo de Dolores, y que ahora lidera.

“Desde muy chiquita que ando entre los caballos. Si mal no recuerdo, me subí a los 5 años y no me bajé nunca más. Empecé a correr cuadreras a los 16, debuté en Santa Teresa y también corrí en Venado Tuerto. En ese tiempo lo tenía que hacer con permisos legales, porque era menor de edad”, cuenta Graciela, ya más relajada después de correr.

Luego, continúa: “A los 18 años empecé con la Escuela de Aprendices en el Hipódromo Independencia de Rosario e iba dos veces por semana porque estaba en quinto año, martes y viernes, recuerdo. Cuando egresé debuté ganando con un caballo de mi papá (NdelaR: Burleske, el 5 de mayo de 2019…), aunque después me agarró la pandemia y me atrasó. Corrí en Rosario, Bell Ville y Venado Tuerto. Tuve experiencias en Tandil y Dolores, y aquí en San Francisco, estoy muy feliz por cómo se vienen dando las cosas”.

Son muchas las mujeres que vienen empujando dentro de la hípica, ya sea como jockeys, preparadoras, criando o trabajando en una caballeriza. Y Graciela Calderón es parte de esta nueva oleada que poco a poco va haciéndose camino al andar, contra el prejuicio y contra lo que se cruce en su camino. Para la santafecina eso se nota: “Ahora me están ayudando mucho, con más cuidadores que confían en mí. Por ejemplo, llegué a San Francisco para correr sólo a Tyr en el Desafío Interprovincial de Jockettas y ligué dos montas más, incluso en el Especial Copa UTTA. Son datos que demuestran que la mujer va ganando su lugar en el turf, respeto con su sacrificio por la profesión”

La entrevista va llegando a su fin, y la jockey brinda un dato para nada menor: “Para mí haber ganador esta carrera fue muy importante, aunque fue una pena que corrieramos sólo 2 chicas. Pero lo más emocionante fue que es mi noveno triunfo oficial y ahora estoy a sólo 1 de poder llegar a correr en Palermo, lo que significaría un paso importantísimo para mi carrera”.

Como tantas otras mujeres, Graciela Calderón trabaja para brillar en el turf, y en el novedoso e interesante Desafío Interprovincial de Jockettas encontró el escenario ideal como para empezar a hacerse mucho más conocida. Sus sueños están firmes y su pasión es evidente. El resto lo hace su sonrisa, su inteligencia y su simpatía, con el disco de llegar como objetivo.