El primero se impuso en el Fountain of Youth (G2) de Gulfstream Park y el Campeón 2 Años de 2020 se llevó el Southwest Stakes (G3)

El Kentucky Derby (G1) está cada vez más cerca y las carreras preparatorias hacia el inicio de la Triple Corona empiezan a ser moneda corriente en los Estados Unidos. Un sábado trascendente fue el que se vivió entre Gulfstream Park y Oaklawn Park, donde se corrieron el Fountain of Youth Stakes (G2-1700 m, arena, US$ 300.000) y el Southwest Stakes (G3-1700 m, arena, US$ 750.000), respectivamente.

Fue un día de confirmaciones con las victorias de Greatest Honour en Miami y de Essential Quality en Arkansas, el primero dando continuidad a su ascenso sin pausa y el restante estrenando de la mejor manera posible su título de Campeón 2 Años Macho de 2020.

En el Fountain of Youth la brazada enorme de Greatest Honour volvió a rendirle los mejores frutos, como había sucedido hace algunas semanas en el Holy Bull Stakes (G3). Lejos casi siempre, la figura del zaino preparado por Claude R. McGaughey III creció a pasos agigantados en el derecho y fue cuestión de que encontrara su ritmo para cortar el vuelo del puntero Drain the Clock (Maclean’s Mucis) y superarlo finalmente por 1 1/2 cuerpo en 1m44s2/100, al galope.

Drain the Clock, que venía de dar la nota en los 1400 metros del Swale Stakes (G2), probó que es capaz de ir también más arriba en la distancia. La contracara la ofreció Fire At Will (Declaration of War), ganador en noviembre último del Breeders’ Cup Juvenile Turf (G1) y que tuvo un primer paso en la arena para el olvido, rematando octavo tras perder acción ya en la recta opuesta.

Con José Ortíz en sus riendas, Glorious Honour crece y crece en cada salida y ahora aparece como uno de los grandes aspirantes hacia el Florida Derby (G1) del 27 del corriente. El potrillo es nieto de la extraordinaria Better Than Honour (Deputy Minister), excelente corredora y luego madre de la campeona Rags to Riches (A.P. Indy), del Classic Winner Jazil (Seeking the Gold) y de los graduales Casino Drive (Mineshaft)y Man of Iron (Giant’s Causeway), como así también de Teeming (Storm Cat), luego productora de la G1 Streaming (Smart Strike).

“Largço bien, un poco lento como siempre, y lo puse en carrera. Cuando llegamos a la curva, choqué contra el caballo que venía por fuera y perdí un poco de acción y fue muy difícil hacer que vuelva a ponerse en ritmo. Es un caballo tan grande y con un paso largo que acomodarlo no es fácil. En los 3/8 encontré un espacio interior, pero no quise arriesgarme a tener que parar de nuevo y por eso fui por fuera. Hizo una gran carrera”, contó Ortíz.

Greatest Honour tiene por padre al estupendo Tapit, celebrando sus 20 años en gran manera, pues en Oaklawn Park otro de sus hijos, Essential Quality, ofreció una extraordinaria demostración sobre el barro en el Southwest Stakes.

El tordillo de Godolphin, que cerró su 2020 venciendo en el Breeders’ Cup Juvenile (G1), fue imparable cuando arrancó de firme, llegando a la meta con 4 1/4 cuerpos de ventaja sobre Spielberg (Union Rags), mientras Jackie’s Warrior (Maclean’s Music) completaba la trifecta a otros 4 1/4 largos, todo al cabo de 1m45s48/100.

“El plan era trata de seguir a Jackie’s Warrior todo el tiempo. Siempre me pidió más, pero no quise apurarme y esperé Cuando llegamos a la recta venía muy fácil y al tomar la punta sólo se largó a correr muy fuerte. Finalizó con mucha potencia, y tenía todo el caballo…” graficó el jockey Luis Sáez sobre Essential Quality, que ahora es una ilusión gigantesca para Godolphin para poder cumplir el sueño del Sheikh Mohammed de ganar el Kentucky Derby.