Después de reprisar de forma convincente en Palermo, el hijo de Cosmic Trigger alcanzó su mejor triunfo

Después de un regreso ideal en Palermo, Grosso Amor (55 1/2 kg) confirmó que tiene todas las intenciones de volver a transformarse en una referencia en la media distancia venciendo este miércoles en el Clásico Cayetano S. Sauro, prueba central de una opaca reunión en el Hipódromo de San Isidro y que se resolvió sobre una milla en la pista auxiliar de arena normal.

El zaino que en 2022 supo ser tercero en el Gran Premio San Isidro (G1) y cuarto en el Gran Premio Palermo (G1), entre otras buenas actuaciones, ejerció un dominio absoluto sobre los 5 rivales que le salieron al cruce, con gran conducción mediante de Wilson Moreyra.

El hijo de Cosmic Trigger tomó la punta al partir y se vino de un viaje, empleando parciales de 25s69/100, 49s54/100 y 1m12s73/100, que capitalizó de los 400 metros al disco para contener todas las atropelladas.

El que más se arrimó fue Comando Secret (War Command, 58 1/2), su escolta desde 3/4 de cuerpo, con Billion (Galicado, 57 1/2) reprisando en gran forma al rematar tercero medio largo más atrás, pidiendo distancia. A 1 1/2 de este, Rocanrol Sin Destino (Long Island Sound, 57), el favorito, completó la cuatrifecta, todo tras un tiempo final de 1m35s14/100.

Atendido en Palermo por Jorge Mayansky Neer, Grosso Amor tiene por madre a Even Rosario (Stephen Got Even), importada desde los Estados Unidos y que aquí produjo ya otros dos ganadores como Más Corazón (Violence) y Romper Cadenas (Cosmic Trigger).

Da pasos firmes Grosso Amor, que ahora, si quisiera, podría encarar directamente el plano de las carreras de grado para buscar seguir subiendo peldaños en una de las divisiones más complicadas de estos días.