En el Clásico Embrujo (L-1600 m), sobre el césped de San Isidro, tendrá un desafío lleno de rivales complejos

Un muy interesante espectáculo promete el Clásico Embrujo (L-1600 m, césped), la carrera más importante de la jornada que se desarrollará esta tarde en el Hipódromo de San Isidro y que completará la doble jerárquica que se iniciará un rato antes con el Handicap Ringaro (1000 m, césped).

Lindo desafío para el potrillo Guest Rimout (Remote, 54) de establecerse como un millero de los líderes, con la posibilidad de sacar pasaje hacia el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1) del mes próximo. Mejora y mejora el pupilo de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia, cuya única muestra lo vio vencer de punta a punta y por 3 cuerpos a Forever Young (Heliostatic)en el Clásico Candy Ride (L).

Por primera vez competirá ante los mayores, con Dar La Paz (Roman Ruler, 58) como un rival de riesgo, más allá de que no rindió lo esperado en el todavía cercano Gran Premio Palermo (G1). Con arrimes varios en el máximo plano, Pablo Falero y el equipo de Santa Elena aguardan que en su regreso al césped vuelva a mostrar su mejor cara.

El G1 El Benicio (Hurricane Cat) posee por lejos la mejor campaña del lote, aunque su momento no es el mejor y los 64 kilos que deberá llevar en su silla dada las condiciones del Embrujo complican un tanto su situación. Pero, como donde hubo fuego, cenizas quedan, habrá que mantenerle el crédito abierto a la atropellada del crédito del Stud Facundito.

Si bien no fue de alta exigencia, el Clásico Orange (L) le permitió a Kohinoor (Cima de Triomphe) alcanzar el triunfo más importante de su trayectoria. Ahora tiene la misión de repetir esa labor con más dificultades de por medio.

Pembe Savanna (Mount Nelson, 58) es el rey de la irregularidad, pero ya demostró que cuando está con ganas corre en serio; Don Rayito (Freud, 58), en tanto, será otro de los que tratará de hacerse sentir en la recta final.