El hijo del crack argentino Candy Ride dejó atrás la marca que estaba en poder de Uncle Mo desde 2008

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Gun Runner, el notable hijo de Candy Ride, sigue dejando huella apenas con su primera camada de crías debutando en las pistas esta temporada. Caballo del Año de 2017 en los Estados Unidos, y actual líder en la estadística de padrillos de 2 años y de Freshman Sires, acaba de batir el récord histórico de sumas ganadas por un reproductor nuevo.

El triuno que alcanzó Shotgun Hottie en la primera carrera del último domingo en Churchill Downs posibilitó que el alazán que sirve en el Three Chimneys Farm de Kentucky superara los 3,8 millones de dólares de premios recaudados por sus hijos, pasando de largo a Uncle Mo (Indian Charlie), poseedor de esa marca desde que en en 2008 este último dejó atrás a Tapit (Pulpit).

«Todo lo que está alcanzando Gun Runner en su comienzo en la cabaña es la coronación de la filosofía de nuestro haras. Para superar una marca que antes tuvieron Uncle Mo y Tapit, claramente puede compararse en esta etapa a Gun Runner con dos de los padrillos más influyentes de la actualidad. No sólo estableció este nuevo récord, sino que también es líder en los Estados Unidos por hijos ganadores clásicos sobre los que corrieron. Three Chimneys está agradecido con todos los criadores que lo apoyaron con grandes madres, especialmente a Ron Winchell, que ha sido formidable», comentó el brasileño Goncalo Torrealba, propietario del histórico campo.

La mejor cría de Gun Runner hasta el momento es sin dudas la invicta y segura Campeón 2 Años Hembra de la temporada Echo Zulu, que coronó en el Breeders’ Cup Juvenile Fillies (G1) una campaña impresionante, y que antes la había visto ganar el Frizette Stakes (G1) y el Spinaway Stakes (G1), siempre de punta a punta y por varios cuerpos.

Los otros hijos de Gun Runner son Gunite, héroe en el Hopeful Stakes (G1); Wicked Halo, que se llevó el Adirondack Stakes (G2); Pappacap, vencedor en el Best Pal Stakes (G2) y segundo en el Breeders’ Cup Juvenile (G1); y los clásicos Concept y Optionality.

Sobre 127 crías en edad de correr como parte de su generación debut, han ganado 22 de ellas, haciendo que su servicio saltara de los 50.000 dólares en que se cotizó en 2020 a los 125.000 que deberán pagarse el año próximo. Con excelentes resultados en las últimas ventas, Gun Runner parece destinado a seguir el excelente paso por la cabaña de Candy Ride, que ya se luce como padre de padrillos y se postula como Jefe de Raza.