El potrillo se impuso en el Gran Premio Jockey Club (G1) y la potranca se llevó el Gran Premio Selección (G1); ambos nacieron en el Haras El Santo; Nathan y Girona Fever, las otras dos figuras

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- Hacía mucho tiempo no se veía tanta gente en las tribunas del Hipódromo Nacional de Maroñas, pero el público respondió ante una convocatoria repleta de atractivos y le dio marco a una reunión estupenda. 

En la pista, la expectativa se cumplió con creces, principalmente gracas a los triunfos del potrillo Halo Fever (Texas Fever y Telefónica, por Southern Halo) (foto) en el Gran Premio Jockey Club (G1-2000 m, arena) y el de la potranca Dog Bride (Teeth of the Dog y Be My Bride, por Successful Appeal) en el Gran Premio Selección (G1-2000 m, arena), aunque no lejos quedaron la destacada conquista de Nathan (Agnes Gold y Natri, por Ecclesiastic) en el Gran Premio de Honor (G3-2400 m, césped) y el regreso triunfal y estupendo de Girona Fever (Texas Fever y Something Dixie, por Dixie Union) por sobre la notable Rainha Pioneira (Pioneering) en el Clásico Plinio Oribe y Andrés Oribe Deus (L-1000 m, arena). 

Ausente Loreley (Drosselmeyer), el ganador del Gran Premio Polla de Potrillos (G1), la Triple Corona uruguayo no tenía aspirantes en este 2022. En una carrera pareja, Halo Fever dio la gran sorpresa, alcanzando la victoria por 1 cuerpos sobre Last Action Hero (Emcee), que como en el primer pase de la serie, volvió a terminar segundo.

Conducido por Waldemar Maciel y bajo la preparación de Gustavo Vergara, Halo Fever nunca vino demasiado lejos del puntero Don Savater (Sloane Avenue), arrimándose a medida que fueron pasando los metros. La presión del ganador sobre el líder aumentó en la parte final del codo y le costó bastante poder dominarlo. Sólo en los 200 metros aflojó el puntero y el crédito del Stud Antonella pasó al frente, conteniendo de allí en más a Last Action Hero, que descontó por dentro, cruzando el disco tras un tiempo de 2m5s13/100.

“Le teníamos muchísima fe. Vino a sus dos últimos trabajos y me había gustado. Hacía 3 años que no venía a Maroñas, sacando el Ramírez, y fue una alegría enorme por todo el equipo. Es una satisfacción muy grande”, comentó Bruno Núñez, propietario del potrillo.

Entre las potrancas, Dog Bride le dio al jockey Eric Acosta su segundo triunfo en el Gran Premio Selección con una actuación bien sólida, aprovechando su posición interna para no perder un metro, dominar a poco de encarar la recta final y así poder llegar a destino con media cabeza de ventaja sobre French Avenue (Sloane Avenue), mientras la gran favorita Quatro y Vinte (T.H. Approval) quedaba tercera a otros 2 1/4 largos. Preparada por Gustavo Acosta para la caballeriza El Comerciante, Dog Bride le dio un doblete formidable como criador al Haras El Santo, donde también nació Halo Fever.

“La yegua se mandó un carrerón. Siempre estuvo definiendo la carta clásica, y la última vez se le escapó por poco. Eric la corrió realmente muy bien. Quiero agradecer a todo el trabajo que realiza mi equipo en el stud, porque sin ellos sería imposible conseguir estos triunfos”, destacó Gustavo Acosta tras la entrega de premios y ante el micrófono de Fernanda Perrone.

En lo que refiere al Gran Premio de Honor, como era de esperarse, Nathan hizo pesar su categoría, aunque debió guapear para vencer por el pescuezo a El Mano Blanca (Alcorano), con un Héctor Lazo brillante. El reservado del Stud-Haras La Madrina está a cargo de Antonio Cintra y ya va enfoncando una posible participación en el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1).

Finalmente, lo de Girona Fever en el clásico de velocidad fue espectacular, superando una ausencia prolongada y derrotando por terminantes 6 1/2 cuerpos a la gran Rainha Pioneira, con la que venía de caer en su despedida. La recta tiene dueño en Maroñas, y para la zaina del Stud Uruimporta, también criada por El Santo, el gran premio de la velocidad el 6 de enero titila en su recuadro de próximos objetivos.