Haras Gina Santa Rosa, cuna de campeones

832

Criador de Mari July, Laredo y Morena, acaba de ganar el Nacional con Milos y apunta a la internacionalización

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- A tres horas al norte de Lima, en la Irrigación Santa Rosa, se encuentra uno de los establecimientos de crianza más importantes en la historia de la hípica peruana. Un título ganado a pulso, gracias al trabajo sostenido y profesional de su gente y a esa visión de progreso que ha ido imponiendo a lo largo de los años.

Hoy, 33 años después de su fundación, el Haras Gina Santa Rosa muestra más de un logro por el cual sentirse orgulloso: Dos triunfos en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) en Argentina, por medio de Laredo (Muscovite) y Fregy’s (Combsway); un triunfo clásico en los Estados Unidos gracias a Private Affair (Privately Held); haber producido a Morena (Privately Held), la única yegua sudamericana en dar a un ganador del Belmont Stakes (G1), como lo fue Creator (Tapit); once años consecutivos como líder de la estadística peruana, sumado a los dos títulos en temporadas previas; haber importado a los dos sementales más influyentes de la hípica peruana en los últimos 40 años como lo fueron Apprentice (Forty Niner) y Privately Held (Private Account)…

En fin, una larga lista de éxitos que han hecho de la cabaña, un verdadero embajador de la industria hípica peruana en el exterior y que hoy relanza su imagen para llegar a otros mercados y animarse a la internacionalización. Jan Franco Balarezo del Valle, hijo menor del fundador, tomó las riendas de la empresa hace poco más de un año y compartió con nosotros las ambiciosas metas que tiene.

-¿En medio de una época complicada, donde la hípica peruana enfrenta a diario el captar nuevos públicos y aumentar sus niveles de ingreso, es rentable apostar por un relanzamiento de imagen?

-Es el mejor momento. Toda crisis debe ser vista como una oportunidad. Y tú lo has dicho. El reto es captar nuevos públicos. Hemos decidido ir por esa línea, trabajando de la mano con empresas especializadas en marketing hípico, con una responsable inversión en publicidad y explotando las nuevas plataformas de difusión, que son las redes sociales. No queremos quedarnos solo en la difusión del remate de productos. Somos una marca que va más allá y es en estos momentos, donde la hípica peruana requiere de todos sus actores, que debemos contribuir a recuperar el paso perdido.

-¿Por qué relanzar la imagen de un haras que es líder en el mercado y que, aparentemente, no necesita de mayor publicidad?

-Porque dormirnos en nuestros laureles sería algo irresponsable hoy en día. Aprendimos siempre que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Y también crecimos escuchando que lo único permanente es el cambio. Para ello tenemos que seguir reinventándonos, sin perder nuestra esencia. Más todavía dentro de un mercado que está en constante renovación.

-¿A qué apunta esta renovación de imagen?

-Básicamente tenemos tres objetivos: Captar nuevo público local, la fidelización de nuestros clientes y ampliar nuestro mercado al exterior. Todo dentro de un plan de marketing que ya estamos ejecutando y que para el 2019 se seguirá pondrá en práctica.

-El 11 de diciembre se cumplieron los 25 años del triunfo de Laredo en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini. ¿Qué significa para ustedes ese recuerdo?

-La primera gran victoria internacional que conseguimos fuera de nuestras fronteras. Habíamos ganado tres años antes el Internacional Jockey Club del Perú (G1), en Lima, con Mari July, pero esta vez lo hacíamos con un caballo que no solo fue un gran corredor, sino que se convirtió en un ídolo del deporte para muchos quienes empezábamos ya a tener noción del mundo hípico. Y aprovecho la ocasión para felicitar a mi buen amigo Freddy Nossar Vukovic, a su padre don Freddy Nossar Adaui por este histórico triunfo y porque atendieron nuestro llamado para organizar una serie de actividades para celebrar durante todo diciembre las Bodas de Plata del triunfo del noble Laredo.

-¿Qué actividades se van a realizar?

-El martes último, la web Perú Hípico exhibió un informe completo sobre la historia de los 25 años del triunfo de Laredo y contó a través de su Facebook, cómo es que se hubiera vivido la carrera de 1993 con la tecnología actual, posteando todo el día sobre los detalles de esa carrera, con fotos, declaraciones y videos. Además, el próximo viernes 21 exhibiremos una carrera virtual, creada por el Haras Gina Santa Rosa y el Stud Myrna en conjunto, con 5 de los mejores productos de cada uno de nosotros y el público podrá elegir los jinetes que estarán en cada uno de estos caballos digitales. Y el domingo 23 de diciembre, víspera de Navidad, en el Palco Oficial del Hipódromo de Monterrico, entregaremos un reconocimiento especial a la familia Nossar por esta gran victoria, además de compartir con ellos el Clásico Laredo (L).

-Mencionaste hace un momento a Mari July, bastión importante en la historia del criadero. ¿Cómo nace el Gina Santa Rosa?

-Nace primero como Haras Gina, hace 33 años. Luego mi familia compra los terrenos aledaños y se convierte en Haras Gina Santa Rosa, porque estamos ubicamos en plena Irrigación Santa Rosa y porque somos devotos de la Patrona de América, Santa Rosa de Lima.  La base del haras fueron 6 yeguas de cría. La más representativa fue Nadia Real, la madre de Mari July. De ahí empieza una historia que no ha parado y que nos viene dando muchas satisfacciones. Solo en el mercado peruano hemos ganado más de 3.500 carreras y nuestros productos han generado más de 13 millones de dólares en premios, sin contar las ganancias generadas en Estados Unidos, Argentina y Chile, donde también hemos competido en algunas carreras.

-¿Y qué otros grandes caballos han producido en todos estos años?

-Además de Laredo y Mari July, criamos a Fregy’s desde su llegada a Perú a las pocas semanas de nacido. Con él ganamos nuestro segundo Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1) y luego fue a Estados Unidos y reapareció casi al año perdiendo ante Reality Road, un buen caballo de California que posteriormente ganaría algunas pruebas de Grupo en Santa Anita y se retiraría de las pistas con cerca de 700 mil dólares en premios. Pero además hemos producido caballos como Morena, Donjuan (Yazamaan), Private Affair, Interoceánico (Privately Held), El Enemigo (Yazamaan), Maitena (Apprentice), Scherezada (Privately Held), Fahed Jr. (Apprentice)., todos con ganancias superiores a los 100 mil dólares en premios. Y recientemente contamos con Milos, el ganador del Gran Premio Nacional (G1) y principal aspirante a representar al Perú en el próximo Gran Premio Latinoamericano (G1).

-¿Carrera que, dicho sea de paso, nunca ganaron, verdad?

-No. Lo más cerca que estuvimos fue con Private Affair, que ese día se estrelló ante la exhibición de calidad de Bradock. Pero la yegua luego fue a los Estados Unidos y ganó un stakes en California. Y luego la compró el Haras Don Alberto, de Chile.

-Pero creo que el hito más importante de vuestra historia llegó con Morena

-Sin duda. Imagínate ser el haras en producir a la única yegua sudamericana que dio a un ganador de una de las coronas de Estados Unidos. No existe. Y Morena pudo hacerlo con Creator, el héroe del Belmont Stakes y hoy padrillo en Japón.  Mira que recientemente vendieron a la primera cría de Creator en una yegua ganadora clásica que es hija de Neo Universe y pagaron más de 200 mil dólares. ¿Te imaginas lo que ese caballo va a hacer en las carreras de fondo de la hípica japonesa? Tiene pulmón para regalar. Son este tipo de noticias las que debemos aprovechar.

-Prácticamente son los ganadores de la estadística de criadores del 2018 y suman ya la décimo tercera estrella de su historia, once de forma consecutiva. ¿Todo un record, no?

-Según tenemos referencia, en la hípica peruana el record con 11 estadísticas en total lo tenía el Haras Chillón, en los años 50. De ahí no ha habido un establecimiento de crianza con tantos títulos. Y eso solo es producto del trabajo de los cientos de trabajadores y colaboradores alrededor del Gina Santa Rosa, y de los generosos propietarios, quienes confían año tras año en nosotros y nos incentivan a seguir mejorando cada vez más. Los títulos llegan como consecuencia de eso, de la inversión en los métodos de crianza, en elevar la producción y en los mejoramientos de las razas. 

-Por cierto, me hablaste de Apprentice y Privately Held, pero ustedes cuentan hoy con padrillos que apuntan a cosas igual de importantes. Cuéntanos de ellos.

-Bueno, tenemos la ilusión que así sea. Actualmente destaca Yazamaan, uno de los 13 hijos de Galileo en todo el mundo que ha producido ganadores de G1 como semental. Y de ellos, es el único que está permanentemente en Sudamérica, porque Sixties Icon llega solo a Argentina para el segundo semestre y Soldier Of Fortune estuvo solo unas temporadas a Chile. Pero en las siguientes semanas debutará la primera generación de Buenos Días, el primer hijo de Peintre Celebre en Perú. Lo importamos por su gran campaña clásica en Francia y Estados Unidos y le tenemos mucha confianza. Este 2019 sale a la venta la primera producción de Power World, un descendiente de Distorted Humor en una familia notable y que viene dando productos bien conformados, que serán la atracción en nuestro remate de julio. Para el 2020 sacaremos a venta la generación inicial de Zerfaal, el primer hijo de Dubawi en Perú, con todo lo que sus antecedentes significan hoy en día. Pero además contamos con los servicios de nuevos sementales como Sugar Ray Daddy, un hijo de Scat Daddy y cuya abuela es la madre de Calidoscopio; Hanomaan, continuador de la línea de Yazamaan; Burhan, seguidor de la línea del desaparecido Minister’s Joy; Interoceánico y Don Bala, los únicos hijos de Privately Held en la cría.

Néstor Obregón Rossi