Ahora al cuidado de Chris Waller (el mismo de Winx), el campeón argentino cumplirá este miércoles su segunda salida en ese país

Año 2016. He Runs Away la rompía, en Argentina ganaba el Jockey Club  (G1) y el Nacional (G1) y no sólo era elegido como Campeón 3 Años de la temporada, sino que llegaba a lo máximo quedándose con el título de Caballo del Año. Hoy, entre Covid-19 y otras yerbas, el argentino trata de reinventarse, de olvidar su flojito paso por los Emiratos Arabes Unidos y por Hong Kong y apuesta todo a pleno en pos de un “volver a vivir” en Australia, hasta donde llegó hace algunos meses para quedar al cuidado del cotizado Chris Waller, el mismo que llevó la campaña de la enorme Winx (Street Cry).

Después de su brillante campaña en San Isidro y Palermo el hijo de Heliostatic terminó noveno en el UAE Derby (G2) de Meydan, para de allí emprender viaje hacia la isla asiática y nada cambió. Fueron 14 sus gestiones allí entre Sha Tin y Hong Kong, consiguiendo un par de arrimes y un aceptable quinto en el Queen M. Memorial (G3).

“Siempre nos dio la impresión de ser un buen caballo. Estamos trabajando en que se relaje un poco más en el comienzo para que eso le permita poder rematar con más potencia. Eso generalmente toma algo de tiempo y algunas carreras, porque en Australia el tempo de los desarrollos es bastante diferente al de otros países u otras jurisdicciones. Pero tiene las condiciones y vamos por ese camino”, cuenta con muchísima amabilidad desde Harris Park, New South Wales, Charlie Duckworth, asistente de Waller y Racing Manager de la caballeriza, atendiendo el requerimiento de Turf Diario.

La última actuación de He Runs Away en Hong Kong fue en enero de 2019, y hace sólo 3 semanas reprisó haciendo su estreno en Oceanía, llegando octavo a menos de 7 cuerpos en una prueba que se corrió sobre 1550 metros en la pista de césped blanda de Randwick.

Hay un dato por demás importante con referencia a esa labor, y es que el ganador fue Zabrowski (Savabeel), el mismo que luego sería escolta de Quick Thinker (So You Think) en el Tulloch Stakes (G2) y este sábado en el Australian Derby (G1)…

Propiedad de Y H Yue, el campeón argentino tendrá este miércoles su segundo desafío en Australia, cuando sea de la partida en la octava carrera del programa en Warwick Farm, un handicap hasta 70 puntos de rating y que tendrá 1600 metros de recorrido en la grama, en pos de seguir “aprendiendo”.

El caballo criado en el Haras Santa María de Araras tendrá un numeroso grupo de rivales de por medio y llevará en sus riendas al experimentado jockey Glyn Schofield, sudafricano de nacimiento y que desde 2008 forma parte del circuito local, habiendo disfrutado también de buenos momentos en las Islas Mauricio y en Hong Kong.

No está entre los favoritos He Runs Away, que “ligó” una horrible partida número 18, siendo Mr  Wong (Mossman) el preferido en las apuestas tempranas, sin olvidar la presencia de Whispered (Lonhro), de Godolphin.

He Runs Away transita una nueva etapa, en pos de resurgir de sus cenizas y de recordar sus épocas de campeón. La clase siempre está.