El campeón argentino correrá este viernes en Wagga la prueba listada sobre 2000 metros; será su segunda presentación de la temporada y tendrá rivales bien complicados

NEW SOUTH WALES, Australia (Especial para Turf Diario).- Tras su aceptable reprise de hace un par de semanas, comienzan a subir las exigencias y las expectativas para el campeón argentino He Runs Away esta temporada. Este viernes, en la madrugada de Buenos Aires, el hijo de Heliostatic será uno de los participantes del Wagga Cup (L), a disputarse sobre 2000 metros en la pista de césped de Wagga. Serán 15 por el momento los rivales para el zaino al cuidado de Chris Waller -ya se contaron 3 bajas e ingresaron los dos suplentes-, que largará desde la posición 7 y llevará a Jason Collett en sus riendas. El 24 de abril último, He Runs Away volvió al ruedo con un décimo lugar a 4 1/2 cuerpos en una dura condicional de Kensingtoin, en su primera presentación tras 19 semanas de ausencia, cuando se despidió cerrando un 2020 esperanzador con cuatro victorias y un segundo en la Christmas Cup (L) de Royal Randwick.

Por lógica debería mejorar el zaino criado por el Haras Santa María de Araras, aunque los 2000 metros todavía aparecen como una distancia corta para sus cualidades actuales.

El estadounidense Yonkers (Medaglia D’Oro), también preparado por Waller, aparece en el horizonte como el máximo candidato a quedarse con la victoria. Son dos sus primeros puestos al cabo de sus 4 presentaciones más cercanas, el último de ellos hace 15 días en Caulfield.

No lejos en las preferencias se ubican los ingleses Spirit Ridge (Nathaniel) y Paths of Glory (Mastercraftsman). Al primero le quedó grande la Sydney Cup (G1) en Royal Randwick, aunque antes fue meritorio quinto en el Tancred Stakes (G1), sin olvidar sus victorias en la Summer Cup (G3) y en la January Cup (L). El restante, por su parte, acaba de imponerse en el JRA Plate (G3) y antes había terminado tercero en el Chairmans Quality Handicap (G2), siempre en Royal Randwick.

La expectativa ante rivales tan bravos pasa por ver mejorar a He Runs Away, en busca del muy buen nivel con que cerró el “balance” anterior.