El experimentado caballo del Stud Tramo 20 superó por 4 cuerpos al favorito en la central del martes platense

LA PLATA.- El andar victorioso de Storm Dynamico encontró una pared infranqueable en Hole In One, que lo derrotó con suficiencia en el Clásico Uruguay (1600 m), la mejor de las 15 carreras que se resolvieron el martes último en el hipódromo local.

El enorme favorito arrancó “con el pie izquierdo”, pues trastabilló al partir y casi termina en el piso. Sin embargo, mezclando su calidad con su velocidad, se recuperó para asumir un liderazgo algo forzado, marcado de cerca por Sidney Lima (Sidney’s Candy) y por Hole In One.

Ya en el codo se lo veía frágil a Storm Dynamico, que opuso algo de resistencia cuando el ganador atacó abierto al pisar el derecho, aunque cediendo ya desde los 200 metros finales para terminar como escolta a 4 cuerpos en la excelente marca de 1m36s47/100.

No fue una derrota impensada la del favorito ante Hole In One, un ejemplar de probadas aptitudes y que después de haber sido tercero en el Gran Premio Joaquín V. González (G1) terminó sexto en los 2000 metros del Clásico Clausura (G2), siempre aquí.

Titular de los clásicos Forli (G2), República Federativa del Brasil (G3), Botafogo (G3) y Tresiete (L), en San Isidro y Palermo, aunque siempre sobre el césped, el hijo de Heliostatic y Honey Happy (Lode) aportó un nuevo triunfo para la caballeriza Tramo 20, líder de la estadística y que tuvo un arranque de temporada demoledor. Gran trabajo el de Gustavo Romero en mantener al caballo criado por el Haras Santa María de Araras en un alto nivel de rendimiento casi permanente, más allá de algún que otro resbalón.

Sobre Storm Dynamico, quizás la milla y sus requerimientos no le permitan competir con la asiduidad que lo hacía en las distancias más breves en que compitió durante 2019, pues hacía sólo 3 semanas había dado espectáculo para imponers en el Clásico Latinoamérica (G3).

Nada es excusa para el favorito, que se encontró con un rival de fuste y experiencia como Hole In One que se quedó merecidamente con una copa que salió a buscar casi desde el salto.