En las riendas de la hija de Frankel se convirtió en la primera mujer en ganar como jockey el Classic francés

CHANTILLY, Francia (Especial para Turf Diario).- Por primera vez en la historia del Prix de Diane Longines (G1-2100 m, césped), las Oaks locales, una mujer consigue ganarlo como jockey. Hollie Doyle, la formidable Hollie Doyle, quedó en los libros este domingo, dándole una conducción de lujo a la favorita Nashwa para llegar, juntas, a una victoria inapelable y que ratificó su excelente actuación previa en el Epsom Oaks (G1), cuando había terminado tercera de Tuesday (Galileo).

“No tengo las palabras para explicar cómo me siento; soy una privilegiada en poder estar en esta posición. Tengo tanta gente a la que agradecer… Sin Imad Al Sagar (propietario de la potranca) nunca hubiera tenido una oportunidad como esta. Es difícil poder llegar a correr este tipo de ejemplares en carreras tan importantes; tengo apenas 25 años, es relativamente temprano en mi carrera, y me siento muy afortunada”, contó con una emoción inmensa Doyle, ya desde hace años logrando hazaña tras hazaña en el turf europeo.

Lo de Doyle fue excelente y fundamental, porque advirtió que podía dejar temprano mostrarse al frente a Nashwa y luego mostrando la capacidad de defender el liderazgo con rigor y físico en el momento en que La Parisienne (Zarak) se proyectó abierta con ínfulas. Pareció por un momento que esta última lograría cortar la disparada de la puntera, pero la zaina preparada por John Gosden en Newmarket se defendió para mantener medio pescuezo de ventaja en su favor, con Rosacea (Soldier Hollow) finalizando en tercera posición a otros 4 1/2 cuerpos, todo tras 2m6s63/100 sobre césped de bueno a blando.

Hija del formidable Frankel y la ganadora clásica Princess Loulou (Pivotal), Nashwa está en pleno desarrollo y su cuidador lo sabe, por eso no quiere exigirla de más: “Ahora llegó el tiempo de darle un descanso. Corrió en dos Oaks, lo que es muy duro, pero quedó muy calmada después de la carrera, recuperándose rápido. Uno de los objetivos puede ser el Prix de l’Opera (G1), por el que seguramente volveremos a Francia. Pero creo que merece tener unas vacaciones de verano para volver con todo”, adelantó Gosden.