Alfredo Gaitán Dassié y Ezequiel Valle quedaron más que satisfechos con la gran victoria del hijo de Fortify en el Montevideo

Por Simón Mitagstein

Los triunfos de G1 son importantes para cualquiera. Y por más que en las vitrinas de Firmamento haya cientos de copas de ese nivel, cada vez que se suma un las sensaciones vuelven a ser las de la primera vez. La divisa de Juan Carlos Bagó disfrutó ahora de la conquista de Holy Joy (Fortify) en el Gran Premio Montevideo (G1), erigiéndose en el líder de la generación sobre pista de arena, y para todo el equipo fue especial.

Alfredo Gaitán Dassié es quien tiene a su cargo la preparación del potrillo, y como primera reflexión cuenta: “No me sorprendió que haya ganado porque día a día fue progresando y mostrando mucha calidad. Es muy manso, fácil de preparar, y que en más tiro no va a tener problema. Ya de mañana me venía diciendo que estaba listo para encarar un desafío de esta naturaleza. Lo trabajé a la par de una potranca que ganó debutando y me conformó ampliamente, así que llegue convencido de que iba a hacer un gran papel”.

Alfredo comparte el crédito con Martín Valle, su jockey: “Quiero destacar su trabajo, que lo corrió a lo fija, ahí cerquita de la punta, sabiendo que tenía un muy buen caballo para lucirse.  Ganar un G1 hoy con la chaquetilla de Firmamento, con tanto público en las tribunas y con mi hijo Lucas de visita me llena de satisfacción. Quiero de dedicarle este triunfo a Juan Carlos Bagó, a  Coco Valle y Ezequiel Valle y a Enrique Delger”.

Parte de Firmamento, Ezequiel Valle era pura sonrisa: “Estoy muy contento porque estas son las carreras que uno quiere ganar siempre. Cuando llegan los potrillos al stud, te vas preparando y planificando para llegar a estos momentos. Holy Joy la otra vez ganó bien y por eso se decidió anotarlo para en el Montevideo, y la sensación que dejó es que te invita para todo lo que viene, porque es un caballo parejo, que va a ir bien a la distancia. Me parece que lo mejor sería seguir en Palermo, pero veremos cómo se va dando todo”.

Luego, agrega: “A la madre la compramos en la liquidación de La Biznaga. Harlan’s Holiday para nosotros es oro en polvo, por eso cuando la vimos con la familia de Teóloga detrás, no sé dudó. Llegó preñada de Fortify y parió un macho que lo tuvimos y que ganó dos carreras; como nos gustó el resultado, le repetimos el padrillo, había que seguir con la misma combinación: La Biznaga con Fortify. Este es un premio también para la gente de La Biznaga, porque nosotros lo único que hicimos fue seguir con lo que ellos comenzaron y desarrollaron por tantos años. Quiero resaltar también el trabajo de la gente del stud y del haras, fundamental para que lleguen los triunfos”.

Con Holy Joy todo el equipo de Firmamento se dio el gusto de sacarse otra foto de G1, una más dentro de una historia formidable y que con el paso de los años lo llevó a consolidarse como una de las operaciones de cría modelo a nivel mundial. Un ejemplo a seguir y con un líder amante del turf como Juan Carlos Bagó, que gritó fuerte el triunfo desde el campo de Sierra de los Padres.