La hija del fantástico Agnes Gold pudo esta vez con la favorita Instamancha y se llevó el Gran Premio Ciudad de Montevideo (G1)

Aquello de dulce revancha le cabe de perillas a la victoria de Honra Real en el Gran Premio Ciudad de Montevideo (G1-2000 m, arena), la otra prueba de máxima escala internacional que posee el turf uruguayo, junto con el Ramírez. La hija del fantástico Agnes Gold había mirado desde lejos a la gran favorita Instamancha (Quatro Mares) en la Polla de Potrancas (G1), en el Selección (G1) y también en el Estímulo (G2), pero esta vez la cuestión fue diferente y pudo derrotar a la mejor potranca de 2020 en Maroñas, con contundencia y clase, para redondear una labor estupenda y de proyección.

Previa heroína en el Clásico Nicolás Storace Arrosa y en el Clásico Haras del Uruguay – Potrancas, Honra Real sacó máximo provecho del ritmo endemoniado que plantearon Qué Felicidad (Brujo de Olleros), Cozy Fever (Texas Fever) y Astrid (The Leopard), que salieron volando para pasar los 800 metros en 46s49/100.

En la curva Cozy Fever desapareció de escena, pero la pelea continuaba adelante, al tiempo que Pablo Rodríguez arrimaba por fuera a Honra Real, con Instamancha tratando de hacer lo propio por dentro, aunque luciendo incómoda, como si la hubieran sacado de ritmo.

Astrid apareció adelante en la recta sola, pero pronto se entregó. A esa altura, si habrían la ventanilla Honra Real hubiera sido enorme favorita pues, después de “dar la vuelta al mundo en la curva”, su acción era arrolladora. Bastó que su jinete la exigiera apenas para que dominara y el resto fue casi un paseo de salud, con Instamancha arremetiendo por dentro, ajustada, para terminar segunda a 2 cuerpos; a otros 5 3/4, la regular Blossom (Ecclesiastic) se metió tercera, con Fanática (Saratoga Charm) y Villa D’este (Agnes Gold) ya más lejos completando el quinteto inicial, todo tras 2m4s36/100 sobre arena en ese momento pesada.

Enemiga en los boletos, Honra Real se tomó la tan esperada revancha sobre Instamancha, y premió el trabajo en la preparación que realizó Pablo González (h.). Propiedad del Stud Rimar, la gran heroína del Ciudad de Montevideo fue criada en Brasil por el Haras Nijú y tiene por madre a Un’Altra Rafaela (Northern Afleet), que ya había producido a Vozniacki (Mr. Nedawi), que en Maroñas conquistó el Fomento (G3), en una familia que posee nombres fuertes como los de las G1 Cruzada Americana (Nedawi) y Queen Desejada (Know Heights), Rostock (Baronius) y Unipolar (Ocean Falls).

Honra Real tuvo su dulce revancha de Instamancha en la carrera más esperada. Para nada está definida la cuestión entre ambas; por el contrario, su rivalidad puede ser una de las grandes atracciones de la temporada que está arrancando en Maroñas. Para seguirla de cerca, palpitarla y disfrutarla.