El potrillo de Godolphin, previo ganador del Irish Derby, voló en ParisLongchamp para arrollar por 6 cuerpos a Wordsworth

PARÍS, Francia (Especial para Turf Diario).- Hurricane Lane fue demasiado talento junto para los rivales que le salieron al cruce este miércoles en el tradicional Grand Prix de Paris (G1-2400 m, césped, 600.000 euros en premios), sobre el césped muy blando de ParisLongchamp. Ahora sin “sufrimientos”, como le había ocurrido cuando hace unas semanas tuvo que darlo todo para vencer en el Irish Derby (G1), el potrillo de Godolphin casi que dio un paseo por la ciudad luz, sacando pasaje directo al histórico St. Leger (G1) de Doncaster, en Inglaterra, el objetivo que se trazó a futuro su equipo.

En rigor de verdad, la campaña del alazán es estupenda, pues sobre 6 actuaciones sólo perdió una vez, cuando quedó tercero en el Epsom Derby (G1) de su compañero Adayar (Frankel) y perdiendo las herraduras de sus manos, un inconveniente para nada pequeño y que de seguro lo limitó a la hora de explotar su increíble cambio de ritmo.

Acelera mucho Hurricane Lane en el derecho, y en la grama parisina lo confirmó. Con una facilidad asombrosa persiguió de cerca lo que hacía The Mediterranean (Galileo), el elegido por Coolmore para trabajar como pacemaker con el fin de darle una mano a Wordsworth (Galileo), la carta principal del equipo. Pero de nada sirvió el esfuerzo del puntero, pues cuando llegó la recta el favorito prendió el turbo y liquidó el pleito en dos saltos, abriendo de allí en adelante amplias diferencias y que serían de 6 cuerpos sobre el mencionado Wordsworth, mientras Alenquer (Adlerflug) completaba la trifecta a 1 1/4 largo más, todo tras 2m33s59/100.

En la clásica Gala Force (Shirocco), Hurricane Lane provocó los más grandes elogios por parte de William Buick, su jockey: “¡Qué caballo! Es una super estrella y encontró una carrera con muy buen ritmo. Para él, eso fue normal, y eso es síntoma de ser bueno, porque después desde los 400 metros se pudo ver su golpe de velocidad a pleno. La pista es ideal para él y le gustan muchos las condiciones blandas, por lo que estoy seguro que el Prix de l’Arc de Triomphe seguramente entrará en consideración”.

Godolphin está teniendo una temporada formidable en todos los puntos del planeta donde su chaquetilla compite usualmente, y de aquí para adelante tiene en sus manos un grupo de caballos de clase A para soñar con mucho más. Sin dudas, Hurricane Lane está en la cabeza de ese equipo.