Tras una pobre reprise, el alazán ganó el viernes último por demolición el Jockey Club Stakes (G1); el Derby Winner se lució este domingo en el Gordon Richards Stakes (G3) (foto), ambos en Newmarket

NEWMARKET, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Fue un fin de semana fenomenal para Godolphin, la divisa del Sheikh Mohammed. En Churchill Downs, Estados Unidos, la cosecha incluyó 3 victorias de G1 con Pretty Mischevious (Into Mischief) venciendo en el Kentucky Oaks, Cody’s Wish (Curlin ) imponiéndose en el Churchill Downs Stakes y Matareya (Pioneerof the Nile) cruzando adelante en el Derby City Distaff Stakes.

Pero también durante el notable fin de semana de las Guineas que se vivió en el hipódromo local la chaquetilla azul cobró relevancia, con el regreso a la victoria para dos de sus principales estrellas: Hurricane Lane y Adayar, que alzaron los trofeos del Jockey Club Stakes (G2-2400 m, césped, L125.000 de bolsa) y del Gordon Richards Stakes (G3-2000 m, L45.000), respectivamente.

Hurricane Lane (Frankel y Gala Force, por Shirocco) no había tenido una buena reprise, fallando en una condicional de Newbury, pero el entrenador Charlie Appleby y el jocke William Buick dejaron rápido atrás ese mal trago este viernes, con el fornido alazán dando muestras de que aquello sólo fue una mala tarde y de que todavía tiene bastante más por dar.

Ante sólo 4 rivales, Hurricane Lane levantó vuelo de los 500 metros al disco para vencer por 6 cuerpos a West Wind Blows (Teofilo), que luego sería distanciado al tercer lugar por molestar a Global Storm (Night of Thunder), con lo que Godolphin redondeó el 1-2.

“No le gustó la cancha en Newbury y ahora William lo notó mucho más atlético. Veremos si podemos correr el Hardwicke Stakes (G2) en Royal Ascot, si la superficie nos ayuda. Siempre dije que nuestro objetivo era el Prix de l’Arc de Triomphe (G1) y para eso trabajaremos”.

El domingo, en tanto, durante la jornada de las QIPCO 1000 Guineas (G1), el equipo de Godolphin, Appleby y Buick devolvió a otra de sus grandes figuras como Adayar, que no tuvo mayores problemas para quedarse con el Gordon Richards Stakes, también haciendo fuerza sólo de los 400 metros al disco, tras acompañar a sus rivales. Fueron 2 1/2 los cuerpos que marcó de diferencia sobre Anmaat (Awtaad), con Highland Avenue (Dubawi) a medio más en tercero. “Ahora quizás apuntemos al Coronation Stakes. Esta vuelta nos deja satisfechos, porque Adayar siempre fue un gran caballo”, sumó el entrenador, esperanzado.