Las hijas de Aerosol coparon el marcador del clásico del jueves en Palermo, ampliando el gran momento de la divisa brasileña

No son los años ‘80, cuando I’m Glad (Liloy), Fain (Dancing Moss), Harvard’s Bay (Halpern Bay) e In Bay (Harvard’s Bay) llenaban las pistas nacionales de triunfos con la chaquetilla de Santa María de Araras. Sin embargo, este 2021 viene siendo estupendo para la divisa del brasileño Julio Bozano, que disfruta discos de los importantes con los caballos propios y también con los vendidos.

Village King (Campanologist), Vespaciano (Daniel Boone), Hole In One (Heliostatic), Fanciful (Heliostatic), Candilero (Cisne Branco). Tropeadora (Daniel Boone), Our Little Girl (Heliostatic), Fantastic Planet (Heliostatic), y siguen los nombres… 

Pues bien, en el particular jueves del Hipódromo Argentino de Palermo Santa María de Araras volvió a sobresalir, ahora por intermedio del 1-2 que consiguieron sus yeguas Hush Girl y Safona, ambas hijas de Aerosol, en el Clásico Contraventora (1600 m, césped), la prueba más trascendente de la jornada. 

Fue revancha para la ganadora sobre su escolta, a la que había visto desde el tercer lugar cuando se midieron en el Handicap Amsterdam, en el verde de San Isidro, confirmando su evolución en los últimos meses, sumando el cuarto triunfo de su trayectoria y el tercero en la milla.

Conducida por Rodrigo Blanco, Hush Girl avanzó por dentro al pisar el derecho, atacó a la puntera Bless Candy (Sidney’s Candy) y en la cuadra final logró sacar ventajas al frente, conteniendo el avance de su compañera Safona por medio pescuezo, aunque sobre esta última habrá que decir que al dejar la curva sufrió un tropiezo que la hizo perder segundos preciosos y tener que mover temprano para que las de adelante no se le escaparán demasiado.

Grandes favoritas en el totalizador, las dos yeguas de Santa María de Araras son preparadas por Carlos D. Etchechoury y fueron presentadas por Juan Manuel, su hijo. Hush Girl tiene por madre a Honey Happy (Lode), una hermana entera de la G1 Honey Rose y que ya produjo otra cría importante como el mencionado Hole In One, titular del Gran Premio San Isidro (G1), todos en la generosa familia de Blessings (Floribunda), una de las fundadoras de la divisa en el país.