Como hace 12 meses, la yegua de La Frontera se medirá en la milla platense con la siempre bien cotizada Grantland

LA PLATA.- Hace 12 meses, Grantland (Violence) aparecía como gran favorita para ganar el Clásico Marcos Levalle (G2-1600 m, arena), la carrera para yeguas que acompaña cada 19 de noviembre al Gran Premio Dardo Rocha (G1), pero tenía que conformarse con quedar quinta de la notable Ideocrática (Remote).

Este viernes las dos cotizadas corredoras volverán a medirse en el Levalle, con la alazana de Santa Elena buscando tomarse revancha y la zaina de La Frontera reprisando en pos de conseguir el double-event y los suculentos 2.500.000 pesos de premio que se llevará aquella que termine adelante.

La campaña de Ideocrática es tremenda, pero sólo en 2021sumó cuatro victorias en seis salidas, quedando segunda en las dos restantes, como en su despedida, cuando allá por principios de julio secundó a La Validada (Valid Stripes) en el Clásico Inés Victorica Roca (G3) de Palermo. 

Grantland, por su parte, tuvo algunas labores irregulares para aquí hacerse fuerte otra vez, primero llevándose una condicional y luego el Especial Secretario Plan. “Por las dudas”, Santa Elena tendrá una segunda carta en Mayica (Equal Stripes), sin experiencia en este nivel.

Si bien sobresalen en la breve lista de 7 animadoras, no estarán solas, porque deberán chocar, por ejemplo, con la muy rendidora Fy Spree (Fortify), de las mejores hace tiempo en la media distancia local y que acaba de quedarse con el Handicap Jockey Club de Córdoba. Sólo una vez quedó fuera del marcador la pupila de Angel Piana, y será un hueso durísimo de roer.

Firmamento aportará una yunta fuerte y conformada por American Charity (Roman Ruler) y Honey Key (Key Deputy), ambas presentadas por Nicolás Gaitán. La primera se llevó aquí el Clásico Manuel F. y Emilio Gnecco (G3) y acaba de terminar como escolta en el Clásico Etoile (L) de San Isidro. Su “socia” se impuso en dos de sus tres más cercanas salidas, y ahora juega fuerte.

El lote lo completa Buena Reina (Kemy Rey), que, en condiciones normales, no tiene nada que hacer aquí.