Ignacio Correas sueña con superarse en 2019

395

El entrenador argentino pone a punto para volver al ruedo a los campeones sudamericanos Blue Prize, Cascanueces y El Pícaro

El auto de Ignacio Correas (h.) suma y suma millas. El cuidador argentino arrancó en positivo la temporada y sus mejores caballos se van poniendo a tono para volver al ruedo, para reaparecer y empezar a tratar de buscar esos objetivos importantes; los retos que a “Nacho” le encanta enfrentar, mucho más ahora que su IC Racing está bien establecido, con otra calidad de ejemplares en sus boxes.

Por estas horas pasa la mayor parte del tiempo en Tampa Bay Downs, pero viaja constantemente hacia Lexington, donde tiene su base y su hogar. Es más, ya está armando la logística para establecerse en Monmouth Park, New Jersey, dentro de un par de meses, cuando al norte de la Florida la actividad termine.

Se lo nota contento, esperanzado, satisfecho. Seguro por dentro siente que tanto trajinar, tanto mal trago y tanto esfuerzo han encontrado por fin el dividendo lógico. Nada le fue fácil a Correas y su familia desde que se estableció en los Estados Unidos, allá por 2001. 

“Ganamos 6 carreras en poco más de dos meses, varios de nuestros caballos mejoraron y los más destacados, en su mayoría están listos para reaparecer”, dice Ignacio, que hoy, por ejemplo, reprisará a Real Story (Fast Bullet) en Gulfstream Park, el caballo con el que ganó el American Derby (G3) en 2018. Mañana le tocará el turno a la muy útil potranca Into the South (Into Mischief) y pasado volverá a correr Cuestión de Tiempo (The Factor), que fuera tercero en el Arlington Classic (G3), la temporada anterior.

Los buenos resultados siempre ayudan, y de allí que en nada pueda asombrar que el IC Racing tenga por estos días muchos de los buenos caballos sudamericanos a su cargo. Sin dudas, la gran estrella es Blue Prize, la campeona argentina que ganó el Juddmonte Spinster Stakes (G1) en Keeneland y que cerró su fantástico año con un excelente cuarto de Monomoy Girl (Tapizar) en el Breeders’ Cup Distaff (G1).

Sobre la actualidad de la hija de Pure Prize, el cuidador explica: “Está muy bien, bárbara. Si lo comparo con la temporada anterior, a esta altura está mejor. Está sana y su nivel es el mismo, quizás hasta me animaría a decir que la veo un punto más. Es un honor poder seguir entrándola y creo que todavía puede alcanzar excelentes nuevos resultados. La idea es apuntar su vuelta a mediados de abril, en Keeneland. Quizás en un allowance, y, si no se arma, una opción es el Hilliard Lyons-Baird Doubledogdare Stakes (G3), que se va a correr sobre 1700 metros y en la arena”.

Los caballos argentinos fueron fundamentales para este momento singular en la carrera de Correas. Primero Kasaqui (Lasting Approval) y luego Idolo Porteño (Jump Start), la propia Blue Prize y la excelente Dona Bruja (Storm Embrujado), a la que confiesa extrañar en su establo.

Esos éxitos hicieron que muchos propietarios se fijaran en Ignacio Correas, y así llegó hace algunos meses la campeona Cascanueces (Smart Strike), dueña de la Polla de Potrancas (G1) y del Enrique Ayulo Pardo (G1) en Monterrico y que falló por completo hasta ahora en el norte en manos de Todd Pletcher. Sobre la yegua del Stud Manning, explica: “Ya tiene 3 trabajos y va muy bien; va queriendo. No tenemos nada diagramado para ella todavía, pero si uno ve sus carreras en Monterrico tiene derecho a ilusionarse con devolverla a su mejor forma”.

Cuenta Correas que el crack brasileño Halston (Setembro Chove) se irá en mayo a Hong Kong, sin competir en los Estados Unidos, pero que sí permanecerá en sus manos el campeón chileno El Pícaro (Lookin At Lucky), el mejor de la tempora anterior en el Club Hípico de Santiago y que está vareando, aún sin trabajos firmes. “Nos pusimos como objetivo intentar llegar al Arlington Million (G1), y quizás darle una o dos carreras antes. Por ahora está muy bien, pero también falta mucho”, explica.

En su caballeriza tiene hoy otros caballos clásicos como Viva Vegas (The Factor), Bundibunan (Ghostzapper), Na Pali Spirit (Dialed In), Fizzy Friday (Royal Applause), Gold Credit (Goldencents)… Imposible no pensar en mejorar en 2019 su excelente 2018.

Pronto podría recibir más caballos buenos Correas, y eso lo tiene ilusionado. Se habla de que Irisa (Pure Prize), reciente ganadora del Clásico Arturo R. y Arturo Bullrich (G2), viajaría directo desde Buenos Aires hacia su stud y hay otra buena potranca de la temporada última que también podría recalar en sus manos.

Los grandes desafíos están casi a la vuelta de la esquina para Ignacio Correas (h.), que ya no cuenta en su equipo con su hijo Benjamín, pero que siempre tendrá el apoyo incondicional de Marina, su compañera de siempre. Sueña “Nacho”; sueña grande. Le sobran las razones para semejante ilusión.

Diego H. Mitagstein