Caballo del Año de 2018, se apresta a iniciar su etapa en la reproducción desde agosto en el Haras La Pasión

Los buenos caballos argentinos casi siempre han rendido bien cuando llegaron con posibilidades a la reproducción. Con el paso de los años los ejemplos sobran y, si de recurrir a los tiempos más recientes se trata, aparecen nombres como los de Intérprete (Farnesio), Not for Sale (Parade Marshal), Equal Stripes (Candy Stripes), Sebi Halo (Southern Halo) o Angiolo (Grand Reward).

Para la temporada de 2020 uno de los últimos buenos ejemplares nacionales hará su estreno en la padrillera. Se trata de Il Mercato, Caballo del Año, Campeón Fondista y Campeón 3 Años Macho de 2018 y que cada día se pone más lindo en el Haras La Pasión, donde prestará servicio con una apoyo fuerte.

Vencedor de Sixties Song (Sixties Icon) y de For the Top (Equal Stripes) en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) de 2018 y tercero esa misma temporada en el Gran Premio Nacional (G1), el hijo de Not for Sale y Equal Pretty (Equalize) fue enviado luego a los Estados Unidos, donde se lesionó antes de debutar, cuando era preparado por Chad Brown.

Reimportado, Ricardo y Nicolás Benedicto se propusieron dar al caballo que le dio las más grandes satisfacciones una posibilidad gra de en La Pasión, y por ese camino transitan: “Cuando se decidió retirarlo le sugerimos a nuestros socios en Estados Unidos que lo enviaran de regreso al país para así ir armando un sindicato, y en eso estamos. Ya están confirmados para acompañarnos los haras La Leyenda, Don Arcángel, Marías del Sur, El Mallín y De Saladillo, y estamos en tratativas con otras cabañas. El caballo se dividió en 40 acciones de 3 servicios cada una, de las cuales nosotros tenemos 20 y que utilizaremos en su totalidad junto con lo que nos corresponde por la tenencia”, cuenta Nicolás entusiasmado, dando continuidad a una tendencia que ha tenido en su haras con respeco a los caballos nacionales, donde le dio la posibilidad a Sabayón (Orpen) y a Santillano (Easing Along), entre otros, además de haber contado con el icónico Not for Sale.

“Il Mercato llena todos los requisitos cuando uno busca un padrillo. Tiene un físico bárbaro, una clase terrible y tenía un motor como pocos. Desde temprano era corredor, en febrero nos mostró que era distinto. Pese a ser de noviembre, tuvo precocidad y velocidad y también supo llegar a la distancia obteniendo allí sus mejores resultados. Nunca se cayó del tercer puesto. Tenía corazón y resistencia y lograba mantener el ritmo fuerte toda la carrera”, cuenta Nicolás con “ritmo”.

Decía el criador que La Pasión lo iba a apoyar con sus mejores yeguas, y en el repaso de algunos de los vientres que le serán presentados se traduce la palabra al “papel”. Il Mercato servirá, por ejemplo, a American Whisper (Quiet American), la madre de Mystery Train (Not for Sale), American Tattoo (Not for Sale) y American Song (Stripes Song), todos ganadores de G1, “buscando repetir el nick genético con Not for Sale”, como él mismo aclara; pero también tendrá novias del calibre de la G2 Buenas Costumbres (Honour and Glory), de las clásicas Candy Crush (Mutakddim) y City Map (Zensational) o de las ya muy generosas Cuántica (Intérprete) y Dixie Ready (More Than Ready), la primera madre de Cangas de Onis (Mutakddim) y la restante vientre del G1 Dandy del Barrio (Violence).

“Esperamos que tenga un libro completo y ya con las 65 yeguas nuestras y las de los socios confirmados estamos cerca del objetivo. El caballo hoy está bárbaro. Si lo ves ni te das cuenta que estuvo lesionado. Vino en julio del año pasado y hasta dudamos de que arrancara como padrillo ahí mismo, pero preferimos darle su tiempo, que se recupere y trabajar en un buen sindicato para que tenga el apoyo serio que merece y todas las oportunidades para poder demostrar como padrillo”.

En La Pasión entusiasma Il Mercato y su estreno en la padrillera, pero la coyuntura hace que todos los otros temas inherentes a un haras estén sobre el tapete por estos días. Al respecto, opina Nicolás: “El plan nuestro para este año es ir en la línea de flotación y ver qué pasa, porque en la situación en la que estamos es difícil planificar cualquier cosa. Hay que pasar todo este momento, afirmándonos en lo que ya tenemos en el haras. Estamos cubiertos con Lizard Island (Danehill Dancer), Manipulator (Unbridled) y Santillano, cuyos primeros hijos empiezan a correr el año que viene. Sí estuvimos seleccionando 70 caballos para armar nuestro remate selección y estamos en plena organización sobre la forma de comercialización. Se decidió ofrecerlos por internet y por las redes, como la mayoría eligio, ya que no tenemos idea si podremos concretar el remate que pensamos para agosto. Trataremos de ofrecerlos de forma particular e, incluso, se pueden visitar manteniendo las reglas de distanciamiento social y salud. De todas formas, siempre se puede llegar a armar una venta si el virus y la pandemia lo permiten. El haras llegó a tener 300 yeguas y bajamos el número a la mitad porque nos dimos cuenta que estábamos sobrepasados, ya que el turf actualmente no tolera una producción mucho más amplia. Lo más importante, más allá de todo, es que vuelvan las carreras así la rueda empieza a girar otra vez…”.