Doble ganador de G1 en San Isidro, el caballo argentino trabajó sobre 1200 metros y tendría su estreno en el norte en los 1700 m de Churchill Downs

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- En 2020 son muchísimas las ilusiones argentinas y sudamericanas en las pistas de los Estados Unidos. Con suerte diversa ya han comenzado a transitar el camino el brasileño Ivar (Agnes Gold), Joy Epífora (Fortify) y Miriñaque (Hurricane Cat), y ya se está preparando otro de los estandartes más esperanzadores.

Se trata de Imperador, el muy buen crédito de la divisa RDI y que ya se mueve con ganas en The Thoroughbred Center al cuidado de Paulo Lobo. Ayer, sobre la arena, el hijo de Treasure Beach recorrió 1200 metros en 1m16s40/100 y se va poniendo a todo, para lo que está planeado sea su debut local a fines de septiembre en Churchill Downs. Según informó Lobo, Imperador tiene una condicional sobre 1700 metros en el césped para esa fecha, y con ese objetivo viene trabajando.

Al cuidado de Diego Peña, el nieto de Danehill fue uno de los mejores potrillos de la temporada última en San Isidro. Debutó ganando en el Especial José B. Zubiaurre, y, tras llegar sexto en el Gran Criterium (G1), dio el salto a las grandes ligas quedándose con el Gran Premio Dos Mil Guineas (G1).

Luego segundo en el Ensay (G3) y en el Gran Premio Jockey Club (G1), quedó cuarto en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), para abrir su 2020 imponiéndose en el Gran Premio Miguel A. Martínez deHoz (G1). Su despedida de esta parte del mundo llegó en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), donde ocupó el sexto lugar pero visiblemente comprometido por Nao da Mais (T.H. Approval).