Superó por medio cuerpo a su compañero In Love sobre el césped de San Isidro; Bueno Tenerte completó la trifecta

Los potrillos del Stud RDI coparon el marcador de un deslucido Clásico José B. Zubiaurre (1500 m, césped), una de las tres pruebas por encima del nivel común que ofreció en su reunión de miércoles el Hipódromo de San Isidro.

Otrora una prueba que solía dividirse en dos turnos por el elevado número de anotaciones, tuvo esta vez apenas 7 participantes -se contó sólo una baja-, quizás respondiendo al dinero que hay que abonar para ser parte de los clásicos desde hace ya un tiempo y a que el premio al ganador fue de sólo 280.000 pesos, apenas por encima de lo que se entrega en una prueba condicional de la categoría.

El cierre fue todo “brasileño”, pues Imperador, conducido por Altair Domingos, quebró con tenacidad y no poco esfuerzo la resistencia de su compañero y puntero In Love (Agnes Gold) -con José da Silva en sus riendas- para batirlo por medio cuerpo y al cabo de 1m30s63/100 sobre césped, pero con la cancha achicada por la empalizada falsa.

In Love no tuvo demasiada oposición para marcar el ritmo bajo parciales de 25s97/100, 47s49/100 y 1m13s73/100 para los 400, 800 y 1200 metros iniciales, ahorro de energías que le permitió ofrecer mayor resistencia de lo previsto cuando su compañero Imperador lo atacó abierto. Lucharon por varios segundos hasta que este último logró torcer el marcador a su favor.

Hijo de Treasure Beach y Duchess Royale (Danehill), combinación cien por ciento pastera, el pupilo de Diego Peña seguramente encarará ahora el Gran Premio Gran Criterium (G1), sobre una milla y a disputarse el 25 de mayo próximo.