El doble ganador de G1 argentino cayó casi en la raya ante Big Agenda en un difícil allowance optional claiming de Churchill Downs

LOUISVILLE, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Cada vez que uno de los buenos caballos argentinos o sudamericanos debutan en el extranjero la expectativa es alta. No siempre la historia termina en una victoria, no es fácil tampoco. Pero vaya si resultó buena la respuesta que tuvo este miércoles el doble ganador de G1 Imperador en su estreno en los Estados Unidos, perdiendo casi sobre el disco en un duro allowance optional claiming con 81.000 dólares en premios y que se corrió sobre 1700 metros en el césped.

En declaraciones a Turf Diario, Paulo Lobo, su entrenador, había dejado en claro que el zaino llegaba muy bien y que tenía esperanzas de que cumpliera con creces. Y el ganador del último Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz (G1) en San Isidro lo dejó más que contento.

Conducido por Joseph Talamo y sobre una pista buena, aunque algo blanda, Imperador casi se va de manos en la suelta, pero logró evitarlo. Ya en ritmo, corrió siempre segundo mientras My Sixth Sense (Street Sense) se mostraba al frente con parciales sostenidos, aunque no fuerte. Ya en la mitad del codo daba la sensación de que el argentino estaría prendido en la definición y así fue.

Una vez en la recta, movió Talamo y dominó Imperador que resistió durante la mayor parte de lo que quedaba de carrera la presión de Big Agenda (Data Link), aunque en el disco fue este último el que terminó adelante, por medio cuerpo; al pescuezo, en tanto, el líder fue tercero por los palos, sin aflojar, todo tras 1m44s65/100.

El Stud RDI y el Bonne Chance Farm tienen otro nombre para ilusionarse en grande en el norte, donde ya Ivar (Agnes Gold) es una realidad y donde también debutó muy bien el fin de semana In Love (Agnes Gold), otro ejemplar brasileño pero con campaña en Argentina. Imperador mostró su talento. Hay que dar por descontado que lo mejor está por venir.